Restaura tus chapas de bronce en una puerta

Debido al uso constante, manos de pintura o barniz pegado a ellas, las chapas de puerta suelen estar bastante feas, sobre todo cuando adquieres una vivienda de segundo uso o alquilas un piso. El detalle es que a nosotros nos agrada vivir mejor y aquí les comentaré una manera sencilla de limpiar estas cosas sin deteriorarlas ni dañarlas.

Debido al uso constante, manos de pintura o barniz pegado a ellas, las chapas de puerta suelen estar bastante feas, sobre todo cuando adquieres una vivienda de segundo uso o alquilas un piso. El detalle es que a nosotros nos agrada vivir mejor y aquí les comentaré una manera sencilla de limpiar estas cosas sin deteriorarlas ni dañarlas.

Consideremos que por lo general, las chapas están hechas en su mayoría de bronce o en algunos casos de aluminio, ambos son metales vistosos que vale la pena restaurar; sin embargo si los lijas y no los tratas con cuidado pueden dañarlos irreversiblemente.

Para adoptar un método menos invasivo, pero eficaz; debemos como primer paso, adquirir ciertos implementos y materiales: disolvente de pintura, guantes de goma, lentes protectores, brocha de 1/4, unos trapos (preferible de algodón), cinta para pintar, bolsas de plástico, pulidor (del que se emplea en autos), una herramienta para pulir y laca aerosol transparente (color neutro, sin tinte).

Un primer paso para llevar a cabo nuestro proyecto consiste en cubrir el área adyacente a la placa de puerta, para ello empleen plástico y un poco de cinta para pintar (esto procede si no saben como retirar la chapa), evitaremos de esta forma manchar el acabado de la puerta. Hecho lo anterior, debemos aplicar el disolvente con una brocha pequeña, al hacer esto tener cuidado que el ambiente este bien ventilado, deben protegerse con guantes y una mascarilla protectora, ya que el removerdor de pintura es dañino, corrosivo y puede generar dolorosas quemaduras en la piel.

Habiendo esperado unos minutos, retirar el disolvente, verán que la pintura se “levanta” por si sola de la superficie sin mayor esfuerzo.

El proceso siguiente consiste en emplear el pulidor, el cual deben aplicar sobre la superficie y pulir todo con una herramienta eléctrica (puede ser una multipropósito Dremel, con la escobilla No 404), terminado el pulido, limpiar con el paño de algodón frotando vigorosamente. Si no tienen una heramienta de pulir, lo pueden hacer a mano remojando primero una lija grano cero en agua y tabajando con ella, hará las veces de la escobilla pulidora.

Como punto final deben limpiar y aplicar la laca aerosol, esto sirve para proteger el metal manteniendo el brillo por mucho mas tiempo.

Nota de seguridad: recordar que tanto para pulir, taladrar o cortar con herramientas eléctricas se debe emplear lentes de protección especiales; asimismo la aplicación de solventes y disolventes debe hacerse con guantes de goma ya que son dañinos para la piel. Por favor, por ningún motivo inhale los componentes que he mencionado en el artículo, son corrosivos y dañinos para las mucosas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...