Restauración de un Mueble (segunda parte)

Segunda parte de la restauración de u mueble, en este caso, el pulido, el barnizado con pincel, aplicación de goma laca con técnica de la muñequilla, y el encerado

Continuando con la serie de dos capítulos (valla serie) de la restauración de un mueble, les presento la segunda parte. En la primera parte a la que puede acceder desde el vinculo, vimos unas de las herramientas mas necesarias, los métodos utilizados para quitar la capa de acabado, pudiendo ser esta barniz o cera, también algunas restauraciones sencillas de daños en los muebles producidas por golpes, manchas o rasguños. Pues en el presente artículo veremos la parte final, el pulido y el acabado.


Las herramientas que puede utilizar para el pulido son papel de lija, tela esmeril, y lijadoras.
Sobre estas recomiendo las lijadoras orbitales, o alisadora excéntrica o vibradora, desaconsejado las lijadoras de banda. Estas últimas pueden producir ray

ones y un desgaste excesivo de la superficie de la madera, deteriorando su apariencia. Sin embargo una lija común, con un taco o calce para pulido, que puede reemplazarse por un trozo de madera rectangular, preferentemente con las esquinas levemente redondeadas, es lo suficiente.




El trabajo de pulido debe hacerse suavemente, a favor de la veta, evitando lastimar el mueble
, y con el objetivo de dejar las caras lo mas suave posible. En el caso de usar taco envuélvalo con media hoja de papel de lija. Si trabaja con máquina, procure realizarlo con la mayor suavidad posible, seguramente acabado este trabajo será necesario de igual forma repasar con lija a mano.
El papel de lija se encuentra de distintas densidades, que van desde el número 50 al 1500. El número más pequeño significa que la densidad de granos es menor, pero los gránulos mas gruesos, y por lo tanto tienen mayor capacidad de desgaste. El número mayor es una “lija fina” o “papel fino” útil para lijados de acabado. Por esto encontramos tipos de papel 50, 60, 80, 100, 120, 150, 180, 220, 240, 320, 360, 400, 500, 600, 1000, 1500, es decir para todas las necesidades. Para quitar la pintura se podría utilizar de 80 a 120, y para pulido de 120 a 240 aproximadamente, yendo de una lija mas gruesa a una mas fina.

Para completar un buen pulido debemos realizar el acuado. Esto consiste en mojar levemente la madera con una esponja para que los restos de fibras mojadas se hinchen, saliéndose del nivel de la superficie. Una vez que la madera este completamente seca, deberá pulir con el papel fino para (ahora sí) dejar la superficie completamente lisa. Antes de la aplicación de la capa de acabado, debe limpiar la superficie del mueble completamente, eliminando toda partícula de polvo.

Ahora es el momento de elegir el material con el que vamos a realizar la protección y embellecimiento del mueble. Podemos elegir un barniz, esmalte sintético, laca, plastificante poliuretánico, o simplemente cera. Dependiendo del material que sea aplicado es el proceso que se lleva a cabo. Las pinturas o productos mencionados distintos de la cera, se aplican con un pincel de cerdas suaves o la técnica de la muñequilla. Si va a realizar una aplicación de estos materiales y la madera que está tratando es demasiado porosa, tal es el caso de roble, fresno o nogal, aplique un tapa-poros en pasta incoloro como habitualmente se aplica la cera, para mejorar su suavidad, siga las recomendaciones del envase.

Barnizado con pincel o brocha
La primer mano debe ser muy diluida en disolvente, aguarrás, de un 20 a 30 por ciento. Aplique una capa y deje secar. Lije con una papel de lija fino, 240 aproximadamente, desempolve y limpie con una paño humedecido en el solvente para retirar la mayor cantidad de impurezas. Aplique una segunda mano, pero ésta diluida solo en un 5 por ciento solamente, deje secar aproximadamente 12 horas, lije con papel 360 y limpie como la vez anterior. Aplique las manos que crea conveniente que puedes ir de 3 a 5, para mejorar el brillo y la resistencia de la película de acabado.

Técnica de la muñequilla
Una muñequilla es (un bola de algodón), es un elemento casero para barnizar o lacar maderas y de muy buen acabado. Se fabrica con un trozo de algodón en rama en forma de bola, y un paño del mismo tipo que no arroje pelitos ni pelusa. El algodón se introduce en el paño de 20 por 20 centímetros aproximadamente, y se recogen los extremos del paño tratando de presionar la bolita de algodón contenida.

En el momento de aplicación del material, se empapa la bolita interna con un chorrito de barniz o goma laca, se cierra la muñequilla y se aplica sobre la madera intentando que el material contenido salga, pero sin presionar demasiado. Nuestra “herramienta” debe estar en constante movimiento, sin quietarse en ningún momento. Los movimientos para dispersar el material deben ser circulares, luego para “peinar” y emparejarlo en la superficie con movimientos en forma de 8 y por último paralelos a la veta.

Las manos que necesitan puede ir de las 4 a 6, dependiendo del acabado que desee lograr. El tiempo entre manos es de 24 horas. Recuerde lijar suavemente con una papel fino (320 o 360) y despolvar entre manos. El material indicado para la aplicación con muñequilla es la goma laca, pero puede hacerlo con barniz también. Debe practicar la técnica en otra madera o en otro objeto de poco valor, para adquirir la práctica. Para lograr un buen acabado se necesita algo de habilidad.

Encerado
Si se a decidido por la cera, deberá seguir unos sencillos pasos. Para que la cera no penetre demasiado en la madera puede aplicar una mano de barniz diluida en un 15 por ciento de aguarrás, o un sellador para goma laca, o un tapa-poros, y deje secar. Una vez hecho esto pula con lija fina, desempolve y aplique la cera liquida con un paño de forma que se disperse completamente por toda la superficie de la madera. Deje secar, preferentemente un día, y aplique otra mano, esta vez con una lana de acero muy fina. Una vez que seque puede pulimentar con un disco de pulido en un taladro eléctrico y luego a mano para sacar a relucir todo el brillo necesario. Para renovar el brillo aplique cera cada 4 a 6 meses.

Y de esta forma puede tener un mueble de madera renovado por sus propias manos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...