Instalación de suelos de vinilo en la habitación de los niños

Una buena alternativa para el cuarto de los niños es la instalación de pavimentos vinílicos. Las razones son varias. Por un lado, por su fácil instalación. Por el otro, por su gran diversidad. Además, su mantenimiento es muy sencillo, ya que con agua y jabón neutro el trabajo está hecho. Por estas razones, los pavimentos de vinílicos, muy utilizados en los años 70 y 90, son una gran alternativa.

Pavimentos vinílicos para el cuarto de los chicos

En alguna otra ocasión hemos hablado de las habitaciones para niños, sus características según las edades y su decoración. Hoy volveremos a meternos dentro de un cuarto para niños, aunque esta vez lo haremos para dedicarnos a su suelo.

La idea en esta oportunidad viene de la mano de los vinílicos, una opción llena de alternativas, por su fácil instalación y sus distintos tipos, ya que encontraremos aquellos que imitan piedras, baldosas cerámicas y madera, como así también el césped o agua.

Los pavimentos flexibles fueron muy utilizados durante la década del setenta, como así también del ochenta, sin embargo, como sucedió con muchos otros elementos, dejaron de utilizarse por algunos años, haciéndose muy difícil encontrarlo en un centro comercial.

Sin embargo, como ya dijimos en algún post anterior, las modas van y vienen y lo que hace unos años dejó de usarse, hoy puede volver a ser tendencia. Justamente eso es lo que sucede con los pavimentos flexibles. En la actualidad, este material para los suelos se puede encontrar en diferentes diseños, incluso divertidos juegos para niños, de materiales como linóleo o PVC.

En cuanto a la instalación es realmente sencilla. Para empezar es muy importante que el pavimento existente este bien nivelado, totalmente limpio, y sin grandes defectos. Luego tendremos que calcular la superficie donde iremos a colocarlo, para cortar el material con las medidas necesarias.

Para realizar el trabajo de corte utilizaremos un cúter resistente o una herramienta de corte eléctrica. El consejo para esta tarea es siempre hacer un corte un poco más grande. Para pegar el vinilo utilizaremos cola acrílica de contacto, la cual colocaremos sobre el pavimento original con llana dentada, dejándola secar el tiempo que corresponda, teniendo en cuenta las instrucciones que aparecen en el envase.

Una vez  esto, pegaremos el suelo tomando las precauciones necesarias, ya que en caso de que lo hagamos mal, lo más probable es que no podamos volver a levantarlo para ponerlo correctamente.

Para evitar que eso suceda, la recomendación es realizar el trabajo entre dos personas, presionando a medida que pegamos el pavimento con un bloque de madera, para eliminar burbujas de aire.

Aquellos que se preguntan por el mantenimiento, el mismo es muy simple también. Basta con utilizar agua y jabón neutro. Además, otra buena noticia para este material es que en caso de que se estropee, raye o deteriore, podremos cortar el trozo dañado y reemplazarlo por otro.

Fuente: Instaladoresonline

Foto: Pavimento vinílico por textura decoración en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...