Trucos básicos para conseguir un buen aislamiento en casa

Invertir en aislar térmicamente nuestra vivienda no solo es una forma de colaborar con los males climáticos que afectan el planeta, sino también una manera de ahorrar dinero del presupuesto familiar. Lograrlo no es una meta imposible

Aislamiento en casa

Fuente: objetivoadeco.com en Pinterest

Gastar menos energía y utilizarla eficientemente es una de las ventajas de sumarse a causas ambientalistas que invitan a optimizar el consumo en el hogar. Una forma de hacerlo y que representa una mejora significativa, es aislando térmicamente nuestra casa. Para conseguirlo existen unos trucos básicos que podemos aplicar.

Está comprobado que si contamos con un sistema de aislamiento eficaz que impida la fuga de calor, podríamos ahorrar hasta un 60% de energía. La cifra es elevada, porque el consumo energético en calefacción y sistemas de aire acondicionado son súper altos. Estos números también afectan el bolsillo. Es por ello que a realizar trabajos para sellar el escape de aire podría suponer un ahorro importante de dinero a largo plazo.

Igualmente, no se puede dejar de mencionar los estragos que ocasiona al ambiente el empleo desmedido de calderas, hornos o centrales eléctricas que generan elevadas emisiones de carbono al quemar combustibles fósiles. Por ello, colaboramos con un planeta más sano y verde al disminuir esas prácticas.

Cómo se gasta la energía en el hogar

Cuando no contamos con un buen sistema de aislamiento en la vivienda, el calor o frío que se genera dentro ella suele escaparse. Esto ocurre a través de las rendijas de puertas y ventanas, También se transfiere al exterior a través de las paredes, suelos y techos. Este hecho supondrá que nuestros equipos de refrigeración calefacción deban “esforzarse más”. Ni pensar en prescindir de ellos en épocas de invierno o verano.

Lamentablemente, la mayoría de las casas y apartamentos, en especial los antiguos, no poseen aislantes de calidad o solo se encuentran en la parte exterior de las paredes. Esto no es suficiente. Las áreas más descuidadas son los sótanos y áticos. Si se parte de este principio y se aíslan correctamente estos dos espacios (además de sellar las fugas comunes), se habla de un ahorro de energía de un 30%.

Para que una casa tenga un aislamiento efectivo debe aplicarse el sistema térmico a todo lo que esté en contacto con el exterior. Muros, suelos, tabiques, cubiertas y huecos. Aislar las fachadas es fundamental. Solo con este paso la disminución del gasto calórico es significativa. Por ejemplo, recientemente se aplicó un plan especial en viviendas ubicadas en Madrid, España. Se rehabilitaron las fachadas de un bloque de apartamentos al añadir aislantes exteriores y aplacados. La mejora fue de 70% y el pago de la factura eléctrica por calefacción bajó 30%.

Formas de conseguir un buen aislamiento en casa

Las clases de aisladores térmicos que se emplean con frecuencia son los paneles o planchas de espuma de poliuretano, lana mineral, fibra de celulosa, aglomerado de corcho, vidrio celular, poliestireno, perlita expandida y otros de origen natural como la lana de oveja o la paja. Todos son buenos aislantes. Dependerá de la capacidad presupuestaria para escoger. Además de aislar temperatura también aíslan los sonidos.

La obra debe ser ejecutada por un profesional. Además se deben verificar los mecanismos aislantes de las ventanas y puertas. En algunos países existen programas gubernamentales y privados que financias total o parcialmente las refracciones de este tipo, por lo que tal vez no requiera disponer de una fortuna para ejecutarlo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...