Una lámpara de madera

Unos tablones y un perforador circular es suficiente para crear nuestra propia lámpara al estilo más rústico y original

Lámpara de madera

Innovaciones surgen todos los días. Ahora lo que os traigo es lo último de lo último, y no por ello os voy a hablar de la última tecnología ni de la lámpara más moderna del mundo, sino de una ingeniosa caja de madera. Nada más simple que eso, y sin embargo, nada más original y, en algunos casos, hasta elegante. La crisis económica, siempre presente, nos lleva cada día a inventar cosas útiles y más baratas, y así es como surge esta lámpara de madera.

Se trata más bien de una caja de madera con forma rectangular o cuadrada, según nuestro gusto, que se perfora totalmente por la base inferior, de forma que pueda iluminar la sala. También para una mayor iluminación, además de por cuestiones meramente estéticas, la lámpara presenta una serie de perforaciones circulares, de diferentes tamaños, a lo largo de sus cuatro paredes. De forma que el resultado final es el de una lámpara más bien rústica, ideal para espacios como la cocina, la bodega o el comedor, siempre que no desentone excesivamente con el resto del mobiliario.

Las creaciones con madera son cada vez más dispares y cómo no originales. Fabricar esta lámpara no nos llevará mucho tiempo: bastará unos tablones de madera de las dimensiones que deseemos, según el tamaño final de la lámpara, y unos cuantos tachones para clavar y unir las piezas. Después, si queremos seguir el mismo modelo, necesitaremos una sierra de corona para practicar un orificio en la parte superior, por donde pasará el cable, y luego otros tres orificios (o tantos como queramos) a cada lado para difuminar la luz y darle un toque mucho más vistoso.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la iluminación de esta lámpara es más bien decorativa; por lo que es aconsejable no utilizar este recurso como único punto de luz en una habitación, porque nos quedará casi oscura. Siempre dependerá de la potencia de la bombilla, pero aún así es mejor situar este tipo de lámpara en algún espacio más luminoso que cuente con una ventana u otro tipo de lámparas. Es algo que, al fin y al cabo, se mueve entre lo gracioso, lo estético, lo novedoso y lo sorprendente. Y cualquiera de estas características casa bien con nuestro hogar si somos defensores de la originalidad. Conseguiremos sin duda sorprender a nuestros visitantes y, quizás lo más importante, lo habremos hecho nosotros mismos y nos habremos ahorrado unos cuantos billetes en la cartera.

Fuente y foto: decoestilo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...