El futuro de las Smart Houses

Las nuevas casas inteligentes cuentan con la tecnología domótica, que les permite controlar todos los aspectos de la vida cotidiana en el hogar, desde la iluminación, hasta la seguridad, el ahorro energético y la automatización de puertas y ventanas.

Las casas inteligentes han llegado

No hace mucho que Home Technology lanzó al mercado europeo el sistema domótico Central Smart Home. Un sistema futurista capaz de convertir la vivienda en una casa inteligente, donde lo surrealista se convierte en alcanzable. Una casa con capacidades automáticas avanzadas para la iluminación, las operaciones de seguridad, el control de la temperatura, la automatización de puertas, ventanas, persianas y toldos, inclusive la configuración de alertas por correo electrónico o SMS ante cualquier fallo o intrusión. Así son las Smart Houses. Concebidas como espacios seguros y autosuficientes, capacitados para controlar todos los aspectos de la vida diaria en el hogar. Hasta cosas impensables: refrigeradores que realizan inventario de su contenido, sugieren menús y recomiendan alternativas sanas. Limpiar la caja de arena del gato o regar las plantas, todo eso y mucho más ahora bajo responsabilidad de un ser inerte llamado casa.

La idea parece escapada de un film de Hollywood, de hecho, la primera Smart House ya saltó a la gran pantalla en 1999 con una película de este mismo nombre. Sin embargo, la tecnología domótica es real y a medida que evoluciona, se torna cada vez más sotisficada. Todos los aparatos y dispositivos electrónicos de la casa pueden ser programados mediante señales codificadas que se envían a través del cableado. Una tecnología única que puede ser de grana ayuda para las personas mayores o que sufran alguna discapacidad y deseen vivir de manera totalmente independiente.

Y viviendo en una sociedad ecológica y sostenible, no podía ser menos que estas casas inteligentes trataran de ser respetuosas con el medio ambiente y contribuyeran también al ahorro energético. Esta ha sido una propuesta española, concretamente del País Vasco, en donde la empresa Ingeteam, especializada en ingeniería eléctrica y plantas de generación, ha proyectado este nuevo modelo de hogar autosuficiente energéticamente. Todo ello gracias a la tecnología fotovoltaica y una serie de equipos que miden la energía consumida en casa para adaptar la generación de energía a las necesidades de consumo de la familia.

Un modelo muy prometedor donde los usuarios no solo son consumidores, sino que se pueden convertir también en productores de energía. Un proyecto impedido todavía por la legislación, pero que podría diversificar las fuentes de producción energética con el simple hecho de inyectar a la red general el superávit energético generado por las placas fotovoltaicas.

Los desafíos tecnológicos son cada vez mayores y las empresas nacionales están lidiando con éxito cada uno de estos nuevos retos futuristas. En España vivimos ahora un momento de freno en la apuesta por las energías renovables, lo que podría hacernos retroceder en una industria que es ya imparable. Lo que queda claro es que el futuro es cada vez más presente y que las casas inteligentes ya no son producto de guionistas de ciencia ficción.

Fuente: El País

Foto: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...