Los pros y contras de los radiadores de aceite

Para mantener el calor en el hogar en los próximos días de invierno, podrías pensar en comprar un radiador, pero antes de elegir el modelo, es conveniente que conozcas sus ventajas y desventajas. Más aún si son de aceite

Fuente: mrsshabby.com en Pinterest

Fuente: mrsshabby.com en Pinterest

Si piensas adquirir radiadores de aceite, es importante que conozcas sus pros y contras. Funcionan enchufados y se emplean para calentar espacios dentro del hogar. El fluido térmico o aceite, eleva su temperatura dentro del calentador y se “encarga” de distribuir el calor de manera uniforme mediante el radiador. Para los próximos días de invierno puede ser un gran complemento, pues el calor circula naturalmente por el ambiente, debido al choque de cualquier ráfaga de aire contra el radiador. Los modelos actuales están provistos de ruedas para tu comodidad, son livianos y utilizan máximo 3000 W. Pero ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener uno en casa?

Pros y contras de los radiadores de aceite

Partiendo de su energía, podrás calcular su consumo por hora. Así los modelos desde 1500 a 2000 W, consumen cerca de 750 W cada hora. Es decir, 0.13 €/h, un gasto eléctrico comparable con la nevera. Si bien el consumo de energía es semejante entre la versión eléctrica y la de aceite, la diferencia radica en el apagado, porque esta última conservará por más tiempo el calor en la estancia.

Aparentemente es más asequible, con un costo aproximado de 69 € a 179 €.  Es silencioso y cuenta con termostatos para que puedas programarlo. Además es portátil, por lo que podrás cambiarlo con facilidad de una habitación a otra, según tus necesidades. Al no quemarse el aceite, es innecesario recargarlo o reemplazarlo. Así que no tendrás que preocuparte por los residuos. Si se limpia correctamente, podrás prescindir del mantenimiento.

Será suficiente con que le pases un lienzo mojado cuando esté apagado y frío. La facilidad para higienizarlo te encantará. Conserva el calor desde 45 minutos hasta 1 hora después de apagados.

Desventajas

Se toman su tiempo para entrar en calor. Porque tienen una diminuta pérdida de calor que no alcanza los 3 kW.
También tienen un significativo consumo energético que se reflejará en tus facturas. Los que brindan mayor calor, también son más grandes, complicando un poco su almacenaje. Es mejor apelar a ellos como un refuerzo, en lugar de como pieza central de la calefacción del hogar. Sería en exceso costoso tenerlo por muchas horas conectado para que caliente por sí solo habitaciones muy amplias.

¿Qué considerar para hacer la mejor compra posible?

Para zonas de 10 m2 será suficiente con un radiador de 500 W. En cambio, si el área ronda los 50 m2 o más, es mejor que optes por uno de 2000 W en adelante. Los modelos más completos tienen un precio de 120 euros.

La potencia es otro factor importante a considerar. Porque implicará más gastos, pero ten presente que no lo usarás 24/7 ni estará siempre enchufado como una nevera.

Revisa sus opciones de seguridad. El antivuelco hará que se apague cuando detecte movimientos bruscos en su superficie. Su anti-congelación previene que su aceite se congele por un frío muy acentuado.

Ante las fluctuaciones fuertes de electricidad se activa un  sistema que previene el sobrecalentamiento. De manera que lo apaga, evitando que se dañe. De igual forma, puedes escoger que ahorre energía, desconectándose cuando alcance la calidez que quieras. Elige un modelo con termostato. Así dispondrás de tres niveles (bajo, medio y alto) que podrás escoger conforme a tus necesidades. En lugar de tenerlo constantemente a toda potencia.

Varios cuentan con asa y ruedas en la parte baja. De manera que puedas moverlo de aquí para allá, sin exponerte a lesiones o hernias. No dejes de ver su garantía. En el caso de los radiadores de aceite ronda los dos años.

¡No coloques tu ropa húmeda sobre él!

Parece una opción rápida y fácil para sacarte de un apuro. Sin embargo, unir el agua de la prenda con el metal del electrodoméstico, hace que este se oxide. Además, el óxido puede transferirse a tus prendas. Asimismo, en los radiadores de aceite puede derivar en accidentes caseros. Una alternativa factible es poner las prendas cerca de tu electrodoméstico, pero sin que lo toque. Su calor la alcanzará hasta secarla. Con estos consejos, podrás escoger sabiamente el radiador eléctrico que mejor se acopla a ti. Para mayor eficacia, considera estos trucos para el mantenimiento de los radiadores. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...