Ante el frío, protégete

frio

Según se desprende de diversos estudios científicos, el virus provocador de la gripe, conocida también con el nombre de influenza, se transmite y contagia más fácilmente cuando hace frío. Durante los experimentos, varios conejillos se expusieron al virus de la gripe, en un mismo ambiente cerrado. Se pudo comprobar que cuando las temperaturas eran bajas, la tasa de contagio era muy alta pero, a medida que aumentaban los grados, los conejillos de indias enfermaban menos. Cuando una persona contagiada del virus influenza respira, puede contagiar a otros individuos dentro de un mismo espacio u hogar ya que al exhalar se envían al ambiente partículas minúsculas del virus y éstas pueden ser aspiradas por otros individuos y contagiarse.

El verano, una protección natural

Durante los meses de verano y primavera, las temperaturas más elevadas vienen acompañadas de una mayor humedad ambiental. Estas condiciones dificultan que el virus de la gripe se pueda contagiar. En los ambientes con mucha humedad, el virus de la gripe es expulsado por las personas enfermas, pero no hay tanto peligro de contagio, porque el virus se pierde en el ambiente. Cuando hay poca humedad, sin embargo, el virus se dispersa en el aire y permanece por largo tiempo.

La Universidad de Cambridge, realizó una serie de estudios que demostraron que el virus de la influenza sobrevive por más tiempo cuando en el ambiente baja la humedad. Con estos resultados se ayudó a comprobar la teoría.

Otras posibilidades

Podemos señalar otras causas que, aunque no han sido comprobadas científicamente, sí explican lógicamente porqué es más probable enfermarse con el virus de la gripe durante los meses más fríos del invierno.

En primer lugar, es normal que las personas pasen más tiempo en lugares cerrados pequeños. Así, si una persona infectada por el virus se aproxima a otros, podrá contagiarlos de modo más rápido y efectivo.

En segundo lugar, otra teoría, manifiesta que, en invierno, debido al menor número de horas de luz y a la menor exposición al sol, nuestro sistema inmune se debilita. Ello es debido a la mala absorción de la vitamina D, ya que, al faltar el sol, el cuerpo no absorbe vitamina y se debilita nuestra respuesta inmunológica.

Para protegernos, se han desarrollado las vacunas antigripales. Pero, si no has podido escapar del virus de la gripe, no olvides que existen productos en el mercado que ayudan a reforzar las defensas, toma mucho líquido, ten cuidado de no contagiar a otros y mucha paciencia, a esperar que el cuerpo recupere las fuerzas, y a cuidarse.

Foto: © olly18

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...