El oro líquido del mediterráneo

El aceite de oliva es uno de los componentes principales de la dieta mediterránea, por ello lo encontramos en la base de su pirámide nutricional. Son muchos los beneficios que este líquido nos aporta.

Hablar de aceite de oliva es hablar de dieta mediterránea y por tanto hablar de salud. Los beneficios que este oro líquido nos aporta son de los más variados e influyen tanto a nuestro organismo interno como a nuestro aspecto externo y es que el pelo, las uñas y la piel también salen beneficiados.

Uno de las principales propiedades del aceite de oliva es el control del colesterol. Gracias al ácido oleico que contiene, baja los niveles de LDL (el colesterol malo) y sube los de HDL (el colesterol bueno), de esta forma regula nuestro organismo y lo mantiene en equilibrio. Además, tiene componentes antioxidantes que nos ayudan prevenir y retardar el envejecimiento y lo mejor de todo es que lo hace de una forma sana y natural ¡sin necesidad de cirugías ni retoques!

Aceite de oliva, un producto muy mediterráneo.

También tiene efectos anticancerígenos y favorece la digestión. En lo que a la piel se refiere, ejerce un efecto protector y se convierte en un tónico para la dermis. El aceite de oliva estimula el crecimiento y la absorción del calcio y los minerales por lo que es muy recomendable para los niños y adolescentes, unas franjas de edad en las que el ser humano necesita toda la ayuda posible para crecer sano y fuerte.

Dentro del aceite de oliva encontramos una variedad especial: el aceite de oliva virgen. Este ha sido obtenido de la primera presión en frío y por tanto conserva mucho mejor las propiedades de la aceituna. El aceite de oliva virgen es rico en vitamina E, por lo que protege a la grasa de la acción de los radicales libres y opone resistencia a la oxidación que estos provocan a nuestro organismo. Esto se traduce en una ralentización del envejecimiento de las células y por tanto una mayor conservación. Además, los elementos químicos que contiene producen un efecto antiinflamatorio, parecido aunque en menor escala al que nos provoca el ibuprofeno, lo que podría ser responsable de los beneficios de las dietas basadas en el aceite de oliva.

Vemos así como tenemos a nuestro alcance un producto muy recomendable para llevar una dieta equilibrada y dotar a nuestro organismo de las herramientas y armas necesarias para mantenerse sano. El aceite de oliva es uno de lo ingredientes abanderados de la cocina mediterránea y por ello está situado en la base de la pirámide nutricional. Desde hace 5000 años las diferentes civilizaciones que se han asentado en el mediterráneo han utilizado este líquido para elaborar sus recetas. Por algo será ¿no?

Foto por Word Ridden en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...