Aceites y grasas comestibles

Los aceites y las grasas son necesarios para tener una buena salud. Si quieres conocer todo de ellos no dejes de leer este artículo

aceites comestibles

Lamamos  grasas alimentarias a la materia grasa de un animal o vegetal que se utiliza como alimento. Las grasas son sólidas a temperatura ambiente y pueden ser de origen animal, o de origen vegetal como la manteca de coco, de palma… Como solemos pensar, en realidad no son tan malas como nos dicen, más bien todo lo contrario. Es necesaria su ingesta diaria para que nuestro organismo funcione con total normalidad. Pero ¿qué tipos de grasas existen en el mercado?

Precisamente porque hay un montón de mitos sobre ellas, y el conocimiento del mercado no es demasiado amplio, hoy queremos hablarte en profundidad de las grasas del mercado, sobre todo las del tipo vegetal, que son las que más a menudo utilizamos en las recetas que te proponemos de nuestra sección cocina.

El aceite de oliva: la grasa por excelencia

Los aceites son líquidos a temperatura ambiente, son de origen vegetal y están compuestos por grasas insaturadas. A veces debido a las bajas temperaturas pueden presentar un deposito sólido debido a la cristalización de alguno de sus componentes. En España el aceite más elaborado y consumido es el aceite de oliva, pero tiene muchas variantes, ¿quieres saber cuáles son?

  • Aceite de oliva virgen extra. Es un aceite extraído mediante procesos físicos en determinadas condiciones térmicas. Tiene excelentes cualidades y su acidez máxima es de 1º
  • Aceite de oliva virgen. Es igual al anterior pero tiene una acidez de 2º
  • Aceite de oliva virgen corriente. No puede consumirse como tal y debe refinarse. Se utiliza para añadir a otros aceites de oliva refinados y su acidez no sobrepasa los 3,3º
  • Aceite de oliva rampante. Este aceite se somete a un proceso de refinamiento para mejorar su calidad y se mezcla con aceite de oliva virgen. Tiene una acidez superior a 3,3º y por si sólo no es apto para el consumo
  • Aceite de oliva. Es una mezcla en cualquier proporción de un aceite de oliva virgen y uno refinado. Tiene una acidez inferior a 1,5º y es apto para el consumo
  • Aceite de orujo de oliva crudo. Se obtiene por extracción con productos químicos del residuo graso que queda una vez extraído el aceite de oliva virgen. No es apto para su consumo, debe ser refinado
  • Aceite de orujo. Se consigue con la mezcla en cualquier proporción de un aceite de orujo refinado con un aceite de orujo virgen. Tiene una acidez inferior a 1,5º

Los otros aceites vegetales

Pero además del aceite de oliva, en el mercado podemos encontrar aceites de otras semillas. Son menos habituales, pero también tienen importantes ventajas para nuestra salud. Además, dependiendo de cada cual, el sabor que se consigue en los platos es realmente diferente.

  • Aceite de girasol. Se extrae del prensado de las semillas de girasol. Contiene grasas monoinsaturadas  y gran cantidad de vitamina E.
  • Aceite alto oleico. Procede de unas semillas de girasol seleccionadas por su contenido en alto oleico que es un ácido graso monoinsaturado que es capaz de aumentar el colesterol bueno en sangre
  • Aceite de soja. Procede del haba de la soja
  • Aceite de colza. Se elabora a partir de las semillas de colza
  • Aceite de cacahuete. Es muy utilizado en países asiáticos
  • Aceite de maíz. Se elabora a partir del germen del maíz
  • Aceite de sésamo. Se elabora a partir de semillas de sésamo y es muy usado en el sudeste asiático
  • Aceite de pepita de uva. Se utiliza para preparar aliños de carnes y pescados

Las grasas

Las grasas son sólidas a temperatura ambiente, pero a temperaturas superiores a 37º se encuentran en forma semiliquida. Podemos encontrar dos tipos de grasas:

  • Grasas vegetales.Proceden de semillas vegetales y son las siguientes: Manteca de coco, manteca de palma, manteca de cacao y margarina.
  • Grasas animales. Proceden de depósitos adiposos de animales mediante distintos procedimientos y son las siguientes: manteca de cerdo, grasa de cerdo fundida, sebos comestibles, grasas de animales marinos y mantequillas.

Las grasas son esenciales para mantener un buen estado de salud. Los aceites como el de oliva y el de girasol son muy saludables pues proporcionan vitaminas A, D, E que poseen un alto poder antioxidante. Así que, si vas a ponerte a dieta ahora que ha llegado el nuevo año, no las elimines completamente de ella.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...