Azúcar ¿amigo o enemigo?

El azúcar es un producto muy presente en nuestra dieta diaria. Tanto, que muchas veces superamos la cantidad recomendada para el día a día. Por ello es necesario controlar los alimentos que ingerimos. La cantidad diaria recomendada de este producto es de 55 gramos y los españoles, de media, podemos llegar a los 120.

Con el café, ¡mejor el azúcar moreno!

Cada día ingerimos unos 120 gramos de azúcar procedentes de diferentes alimentos. Hay una parte de esta cantidad que viene implícita en los alimentos y que no podemos evitar, son los azúcares naturales; el problema aparece cuando, sin darnos cuenta, añadimos a nuestra dieta diaria más azúcar del que deberíamos. Los valores recomendados respecto al azúcar fija la cantidad diaria en unos 55 gramos, vemos entonces que los españoles ingerimos una cantidad muy por encima de la recomendada y que con los años pasa factura. Esta es una pauta alimenticia normal para cualquiera de nosotros.

Una dieta normal


Fuente: Eroski Consum
Nota: se marcan en color los alimentos prescindibles que pueden ser sustituidos por otros con menor contenido en azúcares. Este sencillo cambio permitiría ajustarse a las recomendaciones

Como vemos hay una gran cantidad de azúcares añadidos que podríamos evitar fácilmente. Los refrescos, por ejemplo, aportan una gran cantidad de gramos innecesarios para la dieta diaria.

El azúcar tomado en cantidades demasiado altas puede tener como consecuencia diferentes enfermedades, las hay más comunes que otras como caries dentales, obesidad, aterosclerosis, hipoglucemia, diabetes en personas propensas e, incluso, infertilidad en las mujeres. Por eso un consumo responsable es algo muy necesario. Aún así no todos los azúcares son iguales: los dos tipos más extendidos y populares son el azúcar blanco y el moreno. El primero está más refinado que el segundo y por tanto aporta menos nutrientes aunque las calorías son las mismas tanto para un tipo como por el otro.

Otro tema es el de los niños, el azúcar está en prácticamente todos los productos que les gustan: golosinas, chicles, postres, bollería… y aquí sí que es realmente peligroso, ya que es en esta época cuando se empiezan a establecer los hábitos alimentarios. Unos hábitos que se mantendrán durante toda la vida y que pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud.

Dichas las partes negativas, más abundantes en este alimento que las positivas, hay que decir que éstas también existen. Es evidente que el organismo necesita unas cantidades básicas de azúcar (sin refinar) para funcionar, por eso no hay que eliminarlo completamente de las comidas, simplemente controlar la cantidad que se toma. Además, este producto disfraza sabores y te ayuda a injerir alimentos que probablemente sin este complemento no te gustaría tomar, lo que te aporta más nutrientes y vitaminas variadas.

Y es que prácticamente todo, en su justa medida, es sano y necesario. En el abuso está el problema.

Capuccino por JuanaBanana en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...