Banoffe de plátano, ¿todavía no lo has probado?

Un postre muy original y perfecto si te gusta el plátano.

Si estás cansado de los postres de siempre y quieres probar algo nuevo, ¡tenemos la solución! Prepara un banoffe de plátano e innova en la cocina.

Pruébalo si te gusta el plátano

Banoffe de plátano
Ingredientes:
•Un paquete de galletas Digestive
•180 gr. de mantequilla
•600 ml. de nata para montar
•1 bote de dulce de leche
•4 plátanos
•Gelatina neutra en polvo
Azúcar glasé
•1 limón
•Virutas de chocolate

Preparación:
Para preparar esta receta lo primero que haremos será elegir un molde extensible con la forma que prefiramos. Lo colocamos sobre la bandeja en la que vayamos a servir el banoffe y reservamos para poder ir añadiendo los igredientes.

Empezamos sacando las galletas Digestive del paquete, las ponemos en un bol y las picamos. En una olla, fundimos la mantequilla y la añadimos a las galletas, mezclamos bien los dos ingredientes y forramos la base del molde con ellos. Debe quedar una base bien compacta y alta, más o menos hasta la mitad del molde. Después lo metemos en el congelador.

Ahora, cogemos un plátano y lo aplastamos bien con un tenedor, sin que queden trozos. Exprimimos el limón y echamos unas gotas en el plátano. Sacamos el molde del congelador y esparcimos por encima de la base de galleta el plátano, que tendrá una textura cremosa. Una vez esté bien esparcido volvemos a meter el molde en el congelador.

A continuación cogemos los tres plátanos restantes y los aplastamos igual que con el anterior; volvemos a añadir unas gotas de limón. Es el momento de montar la mitad de la nata, añadiéndole dos cucharaditas de gelatina neutra. La mezclamos con los plátanos, metemos en un bol y reservamos en la nevera. Sacamos el molde que teníamos en el congelador y vertemos sobre la última capa de plátano que habíamos echado el dulce de leche, lo alisamos y volvemos a guardar en el congelador. Montamos la otra mitad de la nata con unas cucharaditas de azúcar glasé y gelatina neutra. Ahora, en un bol grande mezclaremos con movimientos suaves la nata que acabamos de montar con la que teníamos guardada en la nevera. Sacamos el molde del congelador y colocamos la última capa de nata, con mucho cuidado.

Volvemos a guardar en el congelador, donde deberá permanecer unas horas. Dos horas antes de comerlo lo sacaremos y dejaremos que se descongele a temperatura ambiente. Para servir colocamos unas virutas de chocolate por encima, cortamos en porciones y ¡a comer!

Imagen | SMF.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...