Buñuelos de calabaza, originalidad en las recetas tradicionales

Hoy prepararemos unos buñuelos muy especiales: buñuelos de calabaza.

Esta vez prepararemos una receta que, al igual que las torrijas, podemos utilizar de postre o merienda: los buñuelos. Pero no se trata de unos buñuelos de viento normales y corrientes, como los que podemos comprar en cualquier puesto en la calle, prepararemos buñuelos de calabaza. ¿Te animas? ¿Los preparas con nosotros? ¡No olvides comentarnos tus impresiones! Seguro que son muy interesantes.

Hay pocos puestos en los que los hagan

Buñuelos de calabaza
Ingredientes:
-125 ml. de agua
-350 gr. de harina
-25 gr. de levadura (de panadería)
-250 gr. de calabaza
-Sal
Azúcar
-Una cucharada de semillas de anís
Aceite de oliva

Preparación:
Lo primero que haremos será limpiar la calabaza; una vez hecho, introducimos agua en una cazuela, la ponemos al fuego y cocemos la calabaza hasta que esté bien tierna. Después la sacamos del agua, la escurrimos bien y la trituramos hasta conseguir una masa homogénea, espesa.

Calentamos un poco de agua en un vaso y diluimos en ella la levadura de panadería que teníamos preparada. Eso sí, debemos tener cuidado de no calentar demasiado el agua, si está un poco tibia bastará. En un bol, introducimos la masa de calabaza que tenemos hecha y el agua con la levadura; removemos y añadimos una cucharadita de sal y otra de azúcar, así como las semillas de anís. Mezclamos bien todo y echamos la harina sin parar de remover, hasta conseguir una masa bien vistosa. Ahora, debemos dejar fermentar la masa y para ello taparemos el bol con un trapo unos 40 minutos.

Cogemos una sartén, la ponemos al fuego y añadimos abundante aceite de oliva suave. Nos untamos las manos con un poco de aceite para que no se nos pegue la masa y ¡empezamos a hacer nuestros buñuelos! Con las manos aceitosas vamos cogiendo trozos de masa y haciendo bolas con ellos, hacemos un agujero en medio para que tengan la forma típica de los buñuelos y los vamos echando en el aceite caliente, para que se frían. Así como veamos que están dorados por ambos lados los sacamos del aceite y los colocamos encima de papel de cocina, para que pierdan todo el líquido sobrante.

Cuando tengamos todos los buñuelos fritos les espolvoreamos un poco de azúcar por encima, aunque no mucho para que no pierda el gusto a calabaza y ¡listo! Ya tenemos nuestros originales buñuelos preparados para servir.

Imagen | Fiammeta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...