Buñuelos de gamba, el placer del tapeo

Tapear es uno de los deportes nacionales más arraigados y los buñuelos de gamba uno de sus corredores más queridos.

El fin de semana pasado salí a comer de tapas. De vez en cuando me encanta comer de esta forma porque no sólo pruebas montones de tipos de comida diferentes, sino que los pruebas en diferentes bares y restaurantes. Madrid y Sevilla son las capitales por excelencia para salir a comer o cenar de tapas, ya que en ellas existe una tradición muy arraigada en este sentido. En mi caso, fue Madrid la ciudad elegida para comer y la experiencia fue como siempre exquisita.

Una de las tapas nuevas que probé y que me impresionó muchísimo fueron los buñuelos de gamba. Ya había probado en alguna ocasión los de bacalao, pero los de gamba, debo decir, me encantaron. ¿Quieres hacerlos? ¡Aquí tienes la receta!

Buñuelos de gamba
Ingredientes:
-300 gr. de gambas
-75 gr. de harina
-1 yema de huevo
-1 clara de huevo
Aceite
-1 diente de ajo

-Perejil

Buñuelos de gamba: perfectas tapas caseras.

Preparación:
Los buñuelos de gamba te saldrán mucho más buenos si trabajas con gambas frescas, aún así, y si crees que el precio por este manjar es abusivo puedes prepararlos con las gambas congeladas. Todo depende de tus preferencias y de tu bolsillo.

Una vez conseguidos los ingredientes, empezamos a preparar nuestra receta. Pelamos las gambas y las picamos muy finitas, junto con el ajo y el perejil. Después, cogemos un recipiente, un bol por ejemplo, y mezclamos en él la harina con una pizca de sal, la yema de huevo y una cucharada de aceite. Mezclamos enérgicamente hasta conseguir una crema espesa y homogénea.

Acto seguido, montamos las claras a punto de nieve, le añadimos un poquito de sal y le incorporamos, con cuidado para que no se nos bajen las claras, la crema conseguida anteriormente. Removemos y mezclamos bien. Es el momento de coger una sartén, ponerla al fuego y calentar el aceite para freír. Mientras este se va calentando agregamos a la mezcla el picadillo de ajo, perejil y gambas. Mezclamos y empezamos a coger trozos de masa y a darles forma redonda, después echamos los buñuelos en el aceite, dejamos que se inflen y cuando estén doraditos los retiramos del aceite. Es conveniente poner papel absorbente en una fuente para poder ir dejándolos y que vayan perdiendo todo el aceite extra que tienen, de esta forma estarán mucho menos grasientos. Para servirlos, unas rodajitas de limón y un poco de alioli.

Foto por JC y Núria en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...