Caramelos caseros, un regalo para los niños

Una de las debilidades de los niños son los dulces. A veces damos caramelos y chicles a nuestros hijos sin saber exactamente los ingredientes que llevan. Una forma de solucionar este problema es haciendo los dulces en casa, así sabremos que comen los niños.

La perdición de los más pequeños. Chicles, golosinas, regalices, caramelos…. El dulce es la perdición de muchas personas, sobre todo de los más pequeños. Quizá por el sabor, quizá por el azúcar… sea como sea, la preferencia de muchos por este tipo de dulces es obvia y si no se toma con moderación puede llegar a resultar peligrosa. Comer dulces es la principal fuente de caries bucal pero, contrariamente a lo que podríamos pensar, no a causa del azúcar que contiene sino al que queda incrustado entre los dientes. Por eso, si comemos caramelos pero nos lavamos los dientes justo después evitaremos, en gran medida, la aparición de caries.

Caramelos caseros: un capricho muy dulce.

La verdad es que, una vez solucionados los problemas de las caries, los dulces nos aportan muchos beneficios. Si se toman con moderación ayudan a calmar el estómago entre horas, ofrecen relajación e impiden que tomemos productos mucho más energéticos. Además, aportan una parte del porcentaje de consumo recomendado de azúcar diario. Una de las mejores opciones si tus a tus hijos les gustan los dulces es hacerlos tu mismo, ya que de esa forma controlas perfectamente los ingredientes que lo componen. Puedes variar el sabor y crear caramelos riquísimos.

Caramelos de gelatina

Ingredientes
•400 gr. de azúcar
•1/4 l. de agua
•2 sobres de gelatina sin sabor
•1 sobre de gelatina (sabor a elegir)
•azúcar para decorar

Modo de preparación:
Empieza metiendo en una cacerola la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua. Después ponla en el fuego y remueve el contenido sin parar con una cuchara (mejor si es de madera), añade la gelatina con sabor. Deja que la mezcla hierva hasta que se espese y quede homogénea; reduce el fuego y remuévelo cinco minutos más.

Ahora, vuelca la mezcla en un molde y déjala reposar unas 12 horas. Pasado ese tiempo, la masa se habrá endurecido y podrás cortar los caramelos con la forma que más te guste.

Caramelos de miel

Ingredientes:
● 100 gr. De miel
● 50 gr. De azúcar
● 1 cucharada de glucosa

Modo de preparación:
Al igual que en la receta anterior, empieza colocando en una cacerola la miel con el azúcar y la glucosa. Colócala al fuego y remueve la mezcla para que quede homogénea. Vértela en un molde y déjala reposar unas 12 horas. Después corta los trozos con la forma que más te guste.

Nota: Puedes dar forma a los caramelos antes o después de que la mezcla esté endurecida. Si lo haces cuando la mezcla todavía está líquida vértela en moldes separados, si por el contrario quieres hacerlo cuando se haya endurecido, vierte la mezcla en un mismo molde.

Foto por rahego en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...