Cheesecake, desde Londres con amor

Si eres de los apasionados a los postres no puedes perderte este en especial. La tarta cheesecake es la base de muchos postres, por ello, ¡te enseñamos a prepararla!

Después de más de un mes sin escribir, ya vuelvo a estar aquí con energías renovadas y con una novedad, ¡escribo desde Londres! Llegué a finales de julio en busca de algún trabajo que me ayudara a mejorar mi inglés, así como algún curso intensivo y ya hace unas semanas que lo he conseguido. Además, se trata de un trabajo que podré compartir con vosotros pues soy camarera en un restaurante libanés; así que a partir de ahora os cansareis de leer sobre cuscús, tabulé y demás especialidades.

¡Añádele mermelada y disfrutarás el doble!

Pero antes de entrar en esta materia, tengo que compartir con vosotros una receta muy especial, la tarta cheesecake. ¿Por qué? Porque justo enfrente de casa, en Wimbledon, hay una pastelería muy bonita y con mucho encanto que prepara la que creo yo, es la mejor cheesecake del mundo. Todavía no he conseguido que el pastelero comparta conmigo su receta secreta, pero no os preocupéis,¡insistiendo un poco cualquier cosa se consigue! Por ahora, os dejo aquí la receta tradicional y por todos conocida; cuando conozca algunos truquillos os los haré llegar. ¡Disfrutadla!

Tarta cheesecake
Ingredientes:
-12 galletas (Digestive, María…)
-130 ml. de azúcar
-50 ml. de mantequilla
-800 ml. de queso philadelphia
-3 huevos
-1 cucharada de vainilla
-100 ml. de nata líquida

Preparación:
Empezamos deshaciendo las galletas todo lo que podamos, hasta convertirlas prácticamente en polvo. Después, derretimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas y 30 ml. de azúcar, hasta conseguir una masa homogénea. Cogemos un molde bastante alto y extendemos la masa hasta que cubra todo el fondo del molde, esté bien compacta y tenga entre ½ y un 1 cm. de espesor, dependiendo de nuestras preferencias. Metemos el molde en el congelador mientras acabamos de preparar el resto de la tarta.

Es el momento de preparar la crema, para ello, cogemos un bol grande e introducimos el queso Philadelphia, los 3 huevos, los 100 ml. de azúcar, la vainilla y la nata líquida. Batimos todo y vertemos en el molde. Ahora, precalentamos el horno a 200º e introducimos nuestra tarta. La dejaremos allí durante 15 minutos, momento en el que bajaremos la temperatura a 100º y mantendremos durante 45 min.

Pasado este tiempo, dejaremos reposar dentro del horno durante 2 horas, para que se enfríe lentamente. Después meteremos la tarta en la nevera y la dejaremos durante 24 horas, de esta forma, ¡tendremos nuestra tarta lista para degustar al día siguiente!

Si queremos podemos ponerle un poco de mermelada de fresa por encima para darle más sabor. ¡Buen provecho!

Imagen | Isabel60

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...