Cinco claves para la inocuidad de los alimentos

Los riegos de contraer Enfermedades Trasmitidas por Alimentos pueden reducirse de forma considerable si se siguen unas pautas para la buena conservación y preparación de los mismos. La Organización Mundial de la Salud elaboró en el 2001 cinco sencillos pasos para reducir el riesgo de contraer este tipo de enfermedades.

Consejos para mantener tu nevera limpia y libre de gérmenes.

Cada día enferman personas por culpa de los alimentos que comen. Una mala preparación de los alimentos o las condiciones insalubres en la que son cocinados pueden provocar “enfermedades de trasmisión alimentaria” (ETA) que, al contrario de lo que piensa la opinión pública pueden darse tanto en países desarrollados como del tercer mundo. Ante la masificación de estas enfermedades la Organización Mundial de la Salud (OMS) creyó conveniente elaborar una serie de pautas básicas a seguir para evitarlas. A principios de los noventa la OMS formuló las “Diez reglas de Oro para la preparación de alimentos inocuos” pero estas normas eran demasiado complicadas y específicas, por ello el 2001 presentó las “Cinco claves para la inocuidad de los alimentos”; un esquema mucho más sencillo y fácil de seguir que incluye las pautas expresadas en el primer documento.

Si seguimos estas pautas reduciremos sin darnos cuenta el riesgo de adquirir enfermedades a causa de la alimentación. Estas pautas son:

  • Mantener la limpeza: La mayoría de los microorganismos que provocan las enfermedades están en el suelo, el agua, los animales y las personas. Estos gérmenes están en lugares como los paños, utensilios de cocina o las manos por ello el menor contacto con los alimentos pueden provocar enfermedades. El agua con jabón acabará con todos esos riesgos.
  • Separar los alimentos crudos de los cocinados: Los alimentos crudos, especialmente la carne roja, la carne de ave y el pescado puede contener gérmenes peligrosos que pueden transferirse a los otros alimentos. Este tipo de contaminación es denominada “cruzada”.
  • Cocinar completamente: Una cocción adecuada puede matar completamente los microorganismos que tiene un alimento. De esta forma nos aseguramos de comer un alimento inocuo y totalmente saludable.
  • Mantener los alimentos a temperaturas seguras: Los gérmenes se multiplican con mucha rapidez si se conservan los alimentos a temperatura ambiente. Por debajo de los 5 grados o por encima de los 60 el crecimiento se ralentiza. Por ello, mantenga la comida muy caliente antes de servir o refrigere lo antes posible los alimentos cocinados. Es importante descongelar los alimentos en el refrigerador o en un lugar fresco, no a temperatura ambiente.
  • Use agua y materias primeras seguras: Las materias primas, entre ellas el agua y el hielo, pueden estar contaminadas con microorganismos y productos químicos peligrosos. Se pueden formar sustancias químicas tóxicas en alimentos dañados y mohosos. El cuidado en la selección de las materias primas y la adopción de medidas simples como el lavado y el pelado pueden reducir el riesgo.

Consejos fáciles y sencillos de seguir que reducirán enormemente el riego de contraer Enfermedades Alimenticias por una mala preparación, elaboración o uso de los alimentos.

Fuente: OMS

Sara ed il frigo por riccardodivirgilio en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...