Cocina para celíacos, cocina sin gluten

Una cocina apta para celíacos es una cocina sin gluten. Existen una gran variedad de recetas que no incorporan este componente y que podemos tomar con total tranquilidad. Sólo tenemos que recurrir a las fuentes adecuadas y añadir un poco de imaginación.

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten que produce, en individuos predispuestos genéticamente, una lesión grave en la mucosa del intestino delgado, provocando una atrofia de las vellosidades intestinales, lo que determina una inadecuada absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas). Los síntomas más comunes entre las personas que padecen esta enfermedad son diarrea crónica, distensión abdominal, carácter irritable, deposiciones blandas, frecuentes, abundantes, pálidas y fétidas, disminución del panículo adiposo, palidez, anorexia, hipotrofia muscular, especialmente de miembros y nalgas, debilidad generalizada, vómitos y estreñimiento.

Es una enfermedad que no tiene cura definitiva pero que podemos combatir con una dieta sin gluten. Un hábito alimenticio que hará que los síntomas desaparezcan y que podamos llevar un ritmo de vida normal. El gluten es una proteína presente en algunos cereales como trigo, cebada, centeno, triticale (híbrido de trigo y centeno) y, posiblemente, avena. Por ello, debemos eliminar estos productos de nuestras comidas.

La dieta sin gluten debe basarse, fundamentalmente, en alimentos naturales y frescos que no contienen gluten: leche, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, legumbres y los cereales que no tienen gluten: maíz, arroz, mijo y sorgo, combinándolos entre sí de forma variada y equilibrada. Un ejemplo de receta apta para celíacos es la crema de lentejas

Pan sin gluten.

Ingredientes
•400 gr. de lentejas
•16 langostinos
•3 dientes de ajo
•2 vasos de caldo de pollo
•2 cucharadas de perejil picado
•1 vaso pequeño de nata líquida
•1 cebolla grande
•Pimienta
• Sal

Preparación
El día antes de elaborar el plato, debemos poner en remojo las lentejas. A la hora de prepararlas, colocamos en una cazuela la cebolla pelada y cortada, los ajos y una cucharada de perejil. Cubrimos los ingredientes con agua y los cocemos durante 1 hora. Una vez pasado este tiempo, escurrimos el agua y reservamos la cebolla y los ajos.

En una cazuela a parte, hervimos 2 litros de agua con el caldo de pollo. Cuando rompa el hervor, incorporamos las lentejas, la cebolla y los ajos reservados. Después de cocer bien las lentejas, las retiramos del fuego y las trituramos en la batidora hasta obtener una crema suave.Es en este momento cuando añadiremos la nata, la sal y la pimienta; lo mezclamos todo y lo dejamos 10 minutos a fuego lento. Después, espolvoreamos el perejil y adornamos el plato con los langostinos cocidos. Una vez acabado, ya podemos servir.

Esta receta está basada en el libro de recetas Come sin gluten y disfruta, de Begoña Naviera, pero existen muchos otros libros y recetarios en los que encontrarás multitud de ideas para conseguir que tu cocina sin gluten sea mucho más divertida y variada.

Foto por turtle en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...