¿Cómo entender los conservantes alimentarios que se usan en la cocina?

En el actual mercado, la conservación de alimentos combina procesos clásicos con elementos químicos. Hoy queremos explicarte cómo funcionan y cuáles son los más habituales que te puedes encontrar.

conservantes

Desde siempre se han buscado la forma de mantener los alimentos en perfectas condiciones por más tiempo. Con el desarrollo de la agricultura esta necesidad se volvió mayor, pues cuando se realizaba la cosecha se recogía una gran cantidad de alimento que había que poder conservar para consumirlo durante todo el año. Precisamente en ese sentido surgieron varias técnicas de conservación que todavía mantenemos hoy en día y se utilizan para la elaboración de esos productos artesanos que suelen conservar aún mejor su sabor.

Sin embargo, esas técnicas de conservación más rudimentarias fueron avanzando y con la inclusión de la química aparecieron otras propuestas que permiten garantizar que los productos puedan permaneces aún más tiempo guardados para ser comercializados en los supermercados. En la mayoría de los casos, no eres capaz de distinguir cuáles son los conservantes que se utilizan porque se esconden tras códigos de alimentación que no siempre se conocen. Hoy queremos descubrírtelos así como hacer un repaso por las técnicas clásicas de conservación en caso de que necesites utilizarlas en tu cocina.

Las primeras técnicas de conservación de los alimentos

  • Secado: Se usaba y se usa sobre todo con las frutas. Se secan en un lugar a la sombra y en lugares ventilados.
  • Salado: Esta técnica se descubrió por casualidad. En las salinas, se dieron cuenta que algunos animales que allí morían se conservaban sin descomponerse. Esta técnica se emplea para conservar carne y pescado.
  • Ahumado: Seguramente se descubrió por casualidad, pero las carnes y los pescados, duran mucho más con esta técnica de conservación.
  • Frío: Durante el invierno, se hacían agujeros en el suelo y se ponían capas de alimentos alternando con capas de hielo o nieve. Eran los primeros congeladores.
  • Cubrir con arena: Hasta hace pocos años, en las casas debajo de la escalera se ponía arena de playa seca y allí se tapaban los alimentos como naranjas, patatas, cebollas…

Pero más allá de esas técnicas que a día de hoy, salvo en culturas muy tradicionales o en sociedades con costumbres muy arraigadas ya no se utilizan por necesidad, hay otros conservantes naturales que sin siquiera saberlo, tienes en tu cocina:

  • Vinagre: El vinagre conserva bien verduras como pepinillos, cebollas, zanahoria. Es lo que se conoce como encurtidos.
  • Fermentación: Los alimentos fermentados como el vino y la cerveza alargan su conservación y sus propiedades nutritivas.
  • Baño María: Esta técnica consiste en poner los alimentos en un bote de cristal y luego ponerlos dentro de otra olla con agua y ponerlos a hervir durante una hora. Los alimentos así conservados pueden durar hasta un año.

En la época egipcia y romana se incorporaban especias, colorantes y aromas a las comidas para hacerlas más apetecibles. Hoy en día demandamos variedad de productos con los nutrientes adecuados y con total seguridad. La industria alimentaria utiliza los conservantes alimentarios para proteger a los alimentos de las condiciones ambientales, de la temperatura, de la humedad y de posibles microorganismos. Los niveles de seguridad para los conservadores alimentarios se calculan con un margen de seguridad superior a cien, de forma que pueda ser consumido sin ningún riesgo para la salud.

Los aditivos alimentarios que sirven para su conservación tiene asignado un número precedido de la letra E que indica que ha sido aprobado por la Unión Europea. La numeración corresponde a las características de las sustancias:

  • E1xx: Colorantes
  • E2xx:Conservantes
  • E3xx: Antioxidantes
  • E4xx: Estabilizantes, emulgentes, gelificantes y espesantes.
  • E5xx: Correctores de la ácidez
  • E6xx: Potenciadores del sabor
  • E9xx y E15xx: Edulcorantes
  • E11xx: Enzimas
  • E14xx: Almidones modificados

Por lo tanto, con este listado que tienes justo encima de estas líneas, ya no tendrás excusa para saber exactamente qué es lo que llevan los productos que estás comprando. En realidad, los números que en este caso identificamos con xx son números específicos que hacen referencia al producto utilizado en cuestión. Si te interesa conocer el tipo de conservante específico que ha utilizado un alimento, te bastará con hacer una búsqueda en internet. Son muchas las páginas que te informan de este tema y que consiguen aclarar muchas de las dudas que se suelen tener al respecto. ¿Ha mejorado tu conocimiento sobre las técnicas de conservación de los alimentos? ¿Utilizas alguna de forma habitual en tu cocina?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...