Cómo hacer que tu cocina sea segura para los niños

La cocina puede ser un lugar peligroso para los más pequeños, así que deberías hacer que fuera segura. Para ello, mantén los objetos peligrosos fuera de su alcance y opta por una cocina americana, la cual es más fácil de supervisar

adaptar tu cocina para niños

La cocina es un lugar donde la familia pasa muchísimo tiempo. La usamos para cocinar, para comer y muchas veces es un lugar más de reunión. El problema es que es un lugar lleno de cuchillos, tenedores y objetos puntiagudos que podrían ser peligrosos para los niños. 

Por este motivo, hay que hacer que la cocina sea un espacio seguro para ellos y evitar accidentes. Hacerlo no solamente te ayudará a protegerlos, sino que te permitirá iniciarlos en las tareas domésticas de forma segura. 

Cómo transformar tu cocina para que sea segura

En una cocina donde entran niños lo más importante es que podamos vigilarlos, especialmente si son pequeños. La supervisión paternal puede marcar la diferencia, aunque no es nada fácil porque no tenemos ojos en todas partes. Eso sí, se puede vigilar más fácilmente usando una cocina americana o una cocina abierta, ya que podremos saber lo que hacen en ella desde casi cualquier sitio. De esta manera, no tendremos que estar en la cocina todo el rato y los niños podrán circular por la casa de forma más libre. 

Así mismo, la cocina debe ser minimalista y con pocos obstáculos, algo que evitará las caídas de los niños si les da por correr. Vigila también el suelo, poniendo alguna alfombra de materiales como el vinilo para evitar que resbale el suelo. Además, los objetos peligrosos deben estar fuera de su alcance y de su vista, colocándose en armarios altos y dejando los objetos inocuos cerca de ellos. 

De este modo, podrán empezar a colaborar en pequeñas tareas de forma segura, algo que les ayudará en su autonomía. Por ejemplo, puedes enseñar a que pongan el mantel de la mesa, así como las servilletas y las cucharas, encargándote tú de los objetos peligrosos como los cuchillos. 

Otra cosa bastante peligrosa tiene que ver con los electrodomésticos como el horno y el microondas. La puerta del horno podría estar demasiado caliente y el niño podría tocarlo y quemarse. Por ello, deberías hacerte con un horno de puerta fría, el cual hace que los niños puedan tocarlo sin riesgos. 

El fuego debería estar a una altura a la que los más pequeños no puedan llegar. En el caso de los que sean más mayores, es mejor añadir elementos de seguridad como por ejemplo protectores antivuelco, además de una vitrocerámica con candado de seguridad. Si hay niños, deberías evitar las cocinas de gas, especialmente si les gusta tocar botones. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...