Conejo a la cazadora, un recurso muy tradicional

El conejo a la cazadora es una receta tradicional de la cocina española.

Hoy recurriremos al recetario tradicional y prepararemos un conejo a la cazadora para chuparse los dedos. Si bien es verdad que existen muchas formas de preparar este plato, nosotros hemos elegido las que más nos gusta. ¡Esperemos que también os guste a vosotros! ¡Buen provecho!

¡Prepáralo en una cazuela de barro!

Conejo a la cazadora
Ingredientes:
•1 conejo troceado
•100 gr. de tocino
•100 gr. de champiñones
•150 gr. de cebolla
•20 cl. de vino blanco
•2 dl. de caldo de ave
•2 tomates
Aceite de oliva
•Pimentón dulce
•Sal
•Pimienta

Preparación:
Podemos trocear el conejo en casa o pedirle al carnicero que lo haga por nosotros, si tienes destreza en el proceso puedes hacerlo en casa pero si no es más conveniente que te lo hagan. Sea como sea, trocéalo en trozos pequeños y reserva el hígado.

Salpimentamos bien todas las partes y ponemos una cazuela (mejor si es de barro) al fuego para freír el conejo. Una vez esté bien doradito por fuera retiraremos del fuego pero mantendremos el aceite a una temperatura más baja. Ahora en la cazuela sofreiremos el tocino y el hígado troceados durante unos minutos y después añadiremos los champiñones. Una vez rehogados los ingredientes volveremos a añadir el conejo junto con los 20 dl. de vino blanco y dejaremos en el fuego hasta que el alcohol se haya evaporado.

Mientras esperamos y en otra sartén sofreiremos la cebolla cortada en trocitos muy pequeños, rallaremos los dos tomates y cuando la cebolla esté lista los añadiremos. De la misma forma, introduciremos una cucharadita de pimentón dulce a nuestra receta. Es el momento de añadir la mezcla de cebolla a la cazuela de barro en la que teníamos el conejo. Añadimos el caldo de ave y subimos el fuego hasta que la salsa empiece a hervir y mantendremos durante 20 minutos. En este tiempo veremos como el conejo acaba de hacerse y la salsa se espesa, adquiriendo una textura perfecta para acompañar la carne.

Ya tenemos nuestra receta lista, solamente nos queda preparar los platos y acompañarlos de su guarnición, aunque esta última también podemos sacarla en una bandeja y que cada comensal se sirva. Dos buenos ejemplos de guarnición para este plato son las patatas panaderas o el puré de patata. ¡Lo que tú elijas!

¿Habías oído hablar de esta receta?¿La habías preparado alguna vez?

Imagen | Isabel60

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...