Conoce el pan más caro del mundo

El pan más caro del mundo está en Málaga, donde el panadero Juan Manuel Moreno ha añadido oro a un producto tradicional para darle un valor especial

pan

En un pequeño y modesto pueblo de la hermosa Serranía de Ronda, Málaga, ha visto la luz el pan que ya ha pasado a conocerse como el más caro del mundo. Este producto único, solo apto para las familias más pudientes, ha sido creado bajo la mano maestra del panadero Juan Manuel Moreno y debe su exclusividad a un componente sorprendente, el oro.

En este caso el pan de oro abandona su tradicional sentido referente a finas láminas del precioso metal para convertirse en un término exclusivamente literal. Se trata de hogazas creadas con ingredientes tradicionales y tan sanos como es posible ya que la masa madre lleva harina de maíz natural, no transgénico, y a ella se añade espelta, miel, para dar un toque dulce de sabor único y el ingrediente más sorprendente de todos, el oro comestible.

El lujoso material se incorpora a modo de polvo en la masa para dar ese inconfundible brillo metálico que se aprecia con elegante sutileza en toda la hogaza. A modo de decoración final, se añaden algunos copos de oro comestible sobre el pan terminado aportando una atractiva nieve dorada sobre su superficie. El resultado estético es tan atractivo y lujoso como navideño. Por su parte, el sabor es el que se espera del pan tradicional de mayor calidad ya que el oro no aporta gusto ni aroma alguno.

Juan Manuel Moreno, experto panadero y gerente del comercio Pan de Piña, tomó la idea para crear el pan más caro del mundo cuando conoció el café más caro que se vende en un pequeño comercio del malagueño pueblo Alhaurín de la Torre. Así, Moreno ha creado este producto dando un gusto a los más exclusivos clientes de la Costa del Sol, el pan de oro se podrá adquirir en distintos supermercados de la provincia siempre que se realice encargo previo.

En cuanto al precio, como cabe esperar es más que elevado y escapa a la economía de la gran mayoría de comensales alcanzando un valor de 117 € cada hogaza de 400 gramos. Se trata de un verdadero lujo seguramente excesivo para tratarse de un pan con sabor tradicional, pero es un interesante capricho destinado principalmente a la clientela rusa, china y árabe que abunda en la Costa del Sol y se caracterizan por hacer constante gala de su alto poder adquisitivo.

Imagen: Benediktv

Vía: Diario Panorama

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...