Costillas de cerdo al horno con salsa de mostaza, el arte de la paciencia

Una receta riquísima no siempre es sinónimo de elaboración y horas ifinitas en la cocina. A veces con un poco de sal y pimienta y paciencia en la cocción podemos conseguir un resultado fantástico. He aquí la prueba.

Si queréis una prueba de que las recetas elaboradas no siempre son las mejores, ¡aquí la tenéis! Hoy prepararemos unas costillas de cerdo al horno que para salir riquísimas solamente necesitan hacerse poco a poco y con mucha paciencia. Además, las untaremos con salsa de mostaza para darles un sabor mucho más especial. ¡Esperamos que os gusten!

Una nueva forma de preparar las costillas de cerdo

Costillas de cerdo al horno
Ingredientes (para 2 personas):
-1 costillar de cerdo
-Sal
-Pimienta
-Un vaso de agua
-Mostaza (te explicamos cómo prepararla de forma casera más abajo)

Preparación:
Esta receta es una de las más sencillas que puede haber, pues no necesita prácticamente ningún tipo de preparación, solamente tiempo y paciencia. Lo primero que debemos hacer es poner el horno a precalentar a 180 grados; después, metemos el costillar en una bandeja para horno y las salpimentamos y pintamos con abundante salsa barbacoa, sin dejar ningún trozo de carne sin especiar. Abrimos el horno, introducimos la bandeja con las costillas y horneamos durante 30 minutos. Pasado este tiempo abrimos el horno y echamos en la bandeja un vaso de agua, cerramos y subimos la temperatura hasta 200 grados. 30 minutos más y ¡listo!

Salsa de mostaza
Ingredientes.
-½ taza de semillas de mostaza blanca
-½ taza de agua
-1/3 de taza de vinagre blanco
-Sal
-Canela
-50 gr. de azúcar
-1 cucharada de curry
-1 cucharada de ajo en polvo

Preparación:
En una olla ponemos a calentar la media taza de agua hasta que hierva. Retiramos del fuego y añadimos las semillas de mostaza, la cúrcuma, el ajo, la canela y la sal y removemos bien para que se mezcle correctamente. Dejamos reposar durante 15 minutos y metemos en la licuadora; mientras licuamos vamos agregando el vinagre poco a poco y el azúcar.

Cuando veamos que hemos conseguido una textura homogénea, vertimos la mezcla en una olla y hervimos durante un minuto. Retiramos del fuego y ¡voilá! Ya tenemos nuestra mostaza lista para untar las costillas.

Imagen | Isabel60

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...