Frappé, ¡el café con ritmo!

El típico café espumoso griego es toda una delícia fácil de preparar y resulta ideal para refrescarse en los meses de calor

Una calurosa mañana en pleno verano descubrí el secreto de la apacibilidad griega. El brebaje que puede hacer cambiar la percepción del tiempo y del espacio, demostrando la misma Teoría de la Relatividad, no se encontraba en la capilla de iglesias ortodoxas recónditas, sino en cualquier cafetería y terraza. Hombres y mujeres, jóvenes y mayores, compartían espectáculo: recostados en sus sillas, una pierna cruzada sobre la otra, y vaso de tubo en mano sorbiendo de una pajita su espumoso y ennegrecido contenido. Lo demás es historia… la de la vida que pasa por delante mientras saboreas un vaso de frappé.

Disfrutar de un sabroso café frappé al estilo griego es fácil y rápido

Tomar tranquilamente un refrescante vaso de frappé se ha convertido en el deporte nacional griego, desde que se inventó fortuitamente en 1957 durante una convención cafetera en Salónica cuando alguien intentó preparar Nescafé soluble sin disponer de agua caliente. Aunque hay que acercarse hasta tierras helénicas para comprender in situ lo que este café batido representa para la sociedad griega actual, cualquiera puede disfrutar de sus inigualables peculiaridades desde su casa. Su nombre ya lo dice todo, ya que “frappé” en francés significa helado como adjetivo y en griego mantiene la connotación de agitado.

El frappé técnicamente no es más que el tradicional café soluble en polvo mezclado con agua muy fría y agitado todo con mucho ritmo. El resultado, tras añadir cubitos de hielo y azúcar al gusto, es una bebida espumosa y refrescante, que se consume habitualmente en vasos altos a través de una pajita. También se le puede echar un poco de leche fría a la mezcla final, quedando aún más bueno.

Esta curiosa bebida resulta ideal para esos meses del año en los que más ataca el calor y se puede disfrutar en cualquier parte, gracias a su facilidad de preparación. De hecho, en cualquier quiosco griego es habitual encontrar kits instantáneos (shakers) para hacer frappé con los que basta encontrar agua fría y agitar bien el recipiente de plástico para tener un delicioso café espumoso en cuestión de segundos.

No obstante, existen niveles y niveles en el mundo del frappé, y aunque sus fundamentos sean de lo más sencillo, hay un verdadero abismo entre el que nos podamos preparar en la calle con una coctelera cualquiera o el perfectamente equilibrado y suave que nos servirán en una cafetería especializada.

Aunque eso no significa que no podamos conseguir nosotros mismos un auténtico frappé griego en casa; tan sólo deberíamos conseguir la herramienta indispensable para ello: el mixer o batidor de mano. Este pequeño electrodoméstico es una especie de batidora en miniatura, con la varilla mucho más pequeña y acabada en una especie de disco que ayuda a batir el café y el agua convenientemente para que adquieran la consistencia adecuada. Utilizando estos aparatos conseguimos la mezcla mucho más rápido y, gracias a su potencia, que la espuma suba más y quede más compactada y cremosa. De hecho, el secreto de un buen frappé es precisamente lograr esa textura única en cremosidad, que en la boca da la sensación de que estamos literalmente comiéndonos un café.

Y si quisiéramos aún ser más profesionales, podríamos utilizar las batidoras de mesa típicas de las heladerías con las que se preparan los milkshakes. Además, aunque el tipo de café soluble utilizado para el frappé puede ser cualquiera, en Grecia se comercializa una variedad específica para ello, que se caracteriza por tener un grano más grande que ayuda al proceso de batido (y también su sabor es sensiblemente distinto).

De todas maneras, tampoco hay que obsesionarse con el tamaño y cantidad de las burbujas, el aire que las separa, ni necesitamos usar un Analyseur multigaz para controlar si el nivel de ese gas es el óptimo. Basta con que, tras conseguir la característica espuma de esta exitosa bebida griega, no olvidemos añadirle el hielo, y si queremos azúcar y leche.

¡Coged vuestras batidoras bien frías y dadle ritmo al café!

Foto: Avlxyz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...