Garbanzos con espinacas, si te gustan los sabores intensos

Los garbanzos con espinacas son un plato típico andaluz, sobretodo de Sevilla, que puede servirse tanto como plato principal o como tapa.

Si te gustan los platos fuertes y con sabor seguro que te gustarán los garbanzos con espinacas. Se trata de una receta tradicional andaluza que podemos tomar como tapa o como plato principal. En los bares andaluces, sobretodo en Sevilla, en raras ocasiones falta esta receta. ¡Eso sí! Al tratarse de un plato con un sabor tan intenso es posible que no enamore a tus hijos ¡es cuestión de intentarlo! Y si ves que no lo consigues intenta añadirle un puñadito de arroz, se suavizará el sabor y puede que logres que se lo coman. ¿Preparas la receta con nosotros? Verás que en los ingredientes hemos puesto dos manojos de espinacas pues la medida exacta depende de tus preferencias.

Un plato muy parecido al potaje

Garbanzos con espinacasIngredientes:
-2 manojos de espinacas
-250 gr. de garbanzos
-1 cebolla
-1 zanahoria
-1 cabeza de ajos
-1 rebanada de pan del día anterior
-Pimentón
-Vinagre
Aceite de oliva-Sal
-Laurel

Elaboración:
Empezamos nuestra receta cociendo las espinacas en una olla con agua y sal. Cuando estén listas las escurrimos bien y las reservamos. Es el turno de los garbanzos. Primero los dejamos en remojo 24 horas (antes de empezar a preparar la receta); después los cocemos con agua, sal, una cebolla, una zanahoria y una hoja de laurel, para que cojan el aroma. Escurrimos los garbanzos y los metemos en un bol. Reservamos.

Ahora, cogemos una sartén y freímos la rebanada de pan del día anterior. Cuando esté dorada la introducimos en un mortero. Pelamos y doramos la cabeza de ajos y también los añadimos al mortero. Machacamos bien los ingredientes e incorporamos un poco de sal y un chorrito de vinagre.

Preparamos una cazuela y le añadimos las espinacas que teníamos reservadas, así como los garbanzos y la mezcla del mortero. Una cucharadita de pimentón y un poco de aceite. Removemos bien todos los ingredientes, los metemos en la sartén y los pasamos un poco para que estén bien calientes y ¡listo! Ya los podemos servir, tenemos la opción de servirlos en la cazuela y que cada comensal se sirva o de hacer los platos en la cocina.

Si te sobra comida ¡no la tires! Puedes aprovecharla para otro día, solamente tienes que añadirle un puñado de arroz, es verdad que el sabor se suavizará, ¡pero seguirá estando riquísimo!

¡No olvides contarnos qué te ha parecido la receta!

Imagen | marcefabi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...