Hojaldre de manzana, ¡listo en 30 minutos!

El hojaldre de manzana es un postre muy fácil de preparar. Sólo necesitas tener los ingredientes necesarios en casa y un ratito libre para cocinarlos. Verás como a la primera te sale un postre cinco estrellas.

¿Postre o merienda? ¿O quizá los dos? Elegir cuándo comerlo será tu único problema y es que una de las características básicas de esta receta es su sencillez en la preparación. Sólo necesitas tener los ingredientes en casa y un ratito libre para cocinar, verás qué fácil es conseguir un postre casero y fantástico que te servirá tanto para comer después de la comida o para merendar, cuando los antojos de dulce se vuelven irrefrenables. Sólo debes seguir estos sencillos pasos.

Hojaldre de manzana

Ingredientes:
•2 láminas de hojaldre (fresco o congelado)
•2 manzanas
•Mermelada de manzana
•Canela molida
•1 huevo
•2 cucharadas de azúcar

Preparación
Antes de empezar a preparar la receta debemos seguir unos pasos previos. En primer lugar descongelamos el hojaldre si hemos optado por comprarlo congelado y, en segundo lugar ponemos a precalentar el horno a unos 200º. Una vez hecho, colocamos una de las láminas sobre papel de hornear y en una bandeja de horno. Cubrimos la lámina de hojaldre con mermelada, prestando especial atención a no llegar a los bordes.

Hojaldre de manzana... delicioso.

Ahora pelamos las manzanas y las laminamos, de forma que queden homogéneas y finitas. El siguiente paso será colocarlas sobre la capa de mermelada y espolvorear la construcción con el azúcar y la canela molida. Cubrimos la mezcla con otra lámina de hojaldre y sellamos los bordes (podemos hacerlo doblándolos o formando un cordón). Ahora, con un cuchillo haremos unos cortes entrelazados en la lámina superior. Batimos un huevo, mojamos una brocha en él y pintamos toda la parte superior; volvemos a espolvorear un poco de azúcar y canela (si queremos) y lo metemos en el horno, previamente calentado, durante unos 25 minutos, vigilando en todo momento que el hojaldre no se nos queme. Pasado el tiempo marcado, dejamos que el postre se enfríe y servimos. Podemos acompañarlo de helado, fruta o cualquier complemento que se nos ocurra.

Así de fácil conseguiremos un postre casero y delicioso. Es verdad que podemos conseguir este plato en cualquier pastelería, pero verás que cuando lo hayas cogido el truco te parecerá mucho más bueno el tuyo que cualquier otro. Además, de esta forma puedes controlar las cantidades que añades, y saber en todo momento lo que lleva tu comida. Para mí es uno de los mejores postres, y si lo acompañas de nata fundida ¡todavía está más bueno! Pruébalo y lo comprobarás.

Artículos relacionados:
Pudin de pan y nueces, un postre caramelizado
Magdalenas, básicas en los mejores desayunos

Foto por jlastras en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...