Limoncello, el licor del sur de Italia

El limoncello es un licor típico de la región italiana de Campania. Es muy fácil de preparar, solamente necesitas dejar que los limones maceren en el alcohol durante 15 días.

Tomar después de comer un chupito de limoncello es uno de los placeres que deben probarse al menos una vez en la vida. Eso sí y el que avisa no es traidor, si lo pruebas no podrás dejarlo. El limoncello es un licor típico de Italia, concretamente de la región sureña de Campania, preparado con los limones cultivados en la Costa Amalfitana; aunque también podemos encontrar un limoncello muy tradicional en el Lago de Garda, Trieste, Trentino y Sicilia. Su proceso de elaboración es sencillo y aunque ahora te lo explicaremos al detalle consiste básicamente en dejar que los limones maceren el alcohol. Por este motivo se trata de un licor muy económico si se prepara en casa. Puedes tomarlo solo después del café de la comida o acompañado de unas pastas; pero sea como sea necesitas conocer un truco: ¡debe estar muy frío!

¡El secreto está en la cáscara de los limones!

Limoncello
Ingredientes:
•7 limones grandes
•1 litro de alcohol para consumo
•1 ¼ kg. de azúcar
•3 l. de agua

Preparación:
Se trata de una receta muy sencilla de preparar aunque necesita tiempo para que los limones maceren en el alcohol; por eso, prepáralo con tiempo. Lo primero que debemos hacer es pelar los limones con mucho cuidado y prestando especial atención en que en la corteza no quede la parte blanca interior de los limones. Después, cogemos un bol, le añadimos el litro de alcohol que teníamos preparado y las cortezas de los limones. Tapamos con papel film y dejamos macerar entre 10 y 15 días.

Pasado este tiempo, prepararemos el almíbar y para ello mezclaremos los 3 litros de agua con el azúcar y pondremos al fuego. Una vez hecho el almíbar dejaremos enfriar. Mientras esperamos colaremos el alcohol para quitar las cortezas de limón y mezclaremos con el almíbar. Cabe decir que para conseguir un limoncello perfecto, ni demasiado suave ni demasiado fuerte, debemos calcular tres litros de almíbar por cada litro de alcohol. Mezclamos bien hasta conseguir el color y textura propia del limoncello, un amarillo verdoso delicioso.

Ahora y si quieres disfrutar de verdad del auténtico limoncello, es mejor que lo dejes en la nevera o incluso en el congelador hasta que vayas a consumirlo. En ese momento, lo sacas, lo sirves y lo vuelves a dejar en un lugar frío. ¡Buenísimo! Y ahora que llega el calorcito y el buen tiempo ¡fresquísimo!

¿Has preparado alguna vez limoncello en casa? ¿Qué receta has seguido? ¡Compártela con nosotros!

Imagen | marilu07

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...