Lista Parker, el firmamento de los vinos

Al igual que los cocineros luchan por entrar en la Vía Michelin y conseguir las preciadas estrellas, los enólogos más famosos compiten para que sus producciones entren en la “lista Parker” de los vinos. Una lista elaborada por el crítico Robert Parker que ofrece prestigio y reconocimiento a sus componentes.

Las mejores reservas del mundo, a competición.

Existe una cierta tendencia entre la sociedad a categorizar y clasificar las cosas. Ya hemos hablado de la famosa Vía Michelin, que otorga estrellas a los mejores cocineros del mundo y los empuja a seguir creciendo e innovando. Formar parte de esta lista, la de cocineros estrellados, es el sueño de muchos chefs, por lo que llegan a trabajar día y noche para conseguirlas. Estos símbolos de prestigio, además, hacen que la categoría y los precios de los platos suban como la espuma gracias a la repercusión mediática que tienen.

Otra ‘lista’ famosa que incrementa el precio de sus componentes y les otorga un rango superior es la ‘lista Parker’, especializada en vinos. Robert Parker es uno de los críticos más influyentes del mundo y a través de la publicación de su revista Wine Advocates siembra las bases sobre las que se analizan los vinos del año. Así, tiene un sistema de crítica basado en 100 puntos, clasificando el vino en una escala del 50 al 100 dependiendo del color, la apariencia, el aroma, el buqué, el sabor, el acabado y el nivel de calidad global.

En el caso de los vinos españoles, el catador de la revista de Parker, Jay Miller, es el encargado de probar y puntuar los vinos. Así, este año, el primer puesto ha sido para un Pingus del 2007 con una puntuación de 99 puntos, por lo que se deduce que ninguno de los vinos del país ha llegado a la máxima puntuación. El segundo puesto es para un Espectacle Espectacle del Montsant del 2007, con 98 puntos; puntuación compartida con un Hermanos Sastre Pesus del 2006, un Vega Sicilia Único Reserva Especial, un Clos I Terrasses Clos Erasmus del 2007 y un Benjamin Romeo Contador del mismo año.

La importancia y el prestigio de pertenecer a esta lista llega hasta el punto de crearse un nuevo adjetivo: parkerizado. Y es que existen vinos creados especialmente para obtener una alta puntación en la lista Parker;¡, potenciando en ellos las características que más gustan a este famoso crítico.

En la juventud de Robert Parker nada hacia presagiar la creación de un gran crítico de vinos. Estudió Historia, Historia del Arte y Derecho. Ejerciendo precisamente de abogado empezó a escribir una modesta revista de vinos. Tres años más tarde publicó The Washington – Baltimore Wine Advocate, que finalmente se convertiría, en 1979 en la hoy famosa Wine Advocate. Una muestra del poder de las casualidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...