Los mejores trucos para limpiar el horno

Recopilación de los mejores remedios caseros para limpiar el horno de forma sencilla y efectiva

Los mejores trucos para limpiar el horno

Limpiar el horno es una de las labores más tediosas en el ámbito del hogar, razón por la cual la posponemos de forma constante. Sin embargo, así solo logramos que la grasa se acumule en el electrodoméstico, de modo que su limpieza resulte cada vez más complicada. Por suerte, existen una serie de trucos para limpiar el horno que funcionan muy bien y resultan efectivos.

Los mejores remedios caseros para limpiar el horno

A continuación hemos recogido los mejores remedios caseros para limpiar el horno. Son ingredientes 100% naturales, de modo que se evita el uso de componentes químicos.

Limón

El limón es un ingrediente que todos tenemos en casa, y con él podemos preparar un remedio casero muy efectivo para eliminar toda la grasa acumulada en el horno. El zumo de limón tiene un gran poder desengrasante. Además, tiene propiedades antibacterianas y antisépticas, por lo que ayuda a eliminar todos los microorganismos presentes en el horno.

Para su preparación tan solo hay que exprimir el jugo de 2 o 3 limones. Luego, se vierte en una cacerola o bol de cristal y se introduce en el horno. Hay que ponerlo en funcionamiento durante 30 minutos a 250ºC. Una vez transcurrido el tiempo, se retira la cacerola y se limpian las paredes del horno con un trapo ligeramente húmedo. La grasa sale de forma sencilla, como por arte de magia.

Vinagre

El vinagre es uno de los productos más utilizados en la limpieza del hogar. Resulta muy efectivo para eliminar la suciedad, al tiempo que acaba con las bacterias y gérmenes. Aunque habitualmente se usa para limpiar baños, lo cierto es que también es muy útil para decir adiós a la grasa acumulada en el horno.

Su aplicación es tan sencilla como añadir el vinagre en un pulverizador y cubrir las paredes del horno. Luego, se calienta durante 15 minutos a 120ºC. Cuando haya pasado el tiempo, se abre el horno, se deja enfriar y se retira la suciedad reblandecida con un trapo húmedo.

Bicarbonato de sodio

Si la grasa lleva mucho tiempo acumulada en el horno, lo mejor es mezclar el vinagre con bicarbonato de sodio. Ambos productos forman una espuma blanca que hace que retirar las manchas del horno resulte mucho más fácil.

Sal

Más allá de dar sabor a las comidas, la sal es un ingrediente muy utilizado en la limpieza del hogar. Este es uno de los remedios caseros más populares para acabar con la suciedad del horno de manera natural.

Para su preparación, lo primero es mezclar en un recipiente 200 gramos de sal con 1/2 litro de agua. Luego, se aplica la mezcla por las paredes del horno, haciendo especial hincapié en aquellas zonas en las que hay mayor cantidad de grasa acumulada. Hay que dejar actuar la mezcla durante 20 minutos. Luego, se aclara con un trapo húmedo.

Si después de hacer la limpieza se percibe un olor desagradable, hay que hacer lo siguiente. Mezclar 1/2 litro de vinagre con 200 gramos de sal. Es importante mezclar ambos ingredientes hasta que la sal se diluya por completo. Luego, se coloca en una botella pulverizadora y se rocían las paredes del horno con ella. Se deja actuar durante 20 minutos y se retiran los restos de suciedad con una esponja húmeda.

La importancia de tener el horno limpio

En muchos hogares la limpieza del horno es la gran olvidada de la cocina. Por lo general se limpian el resto de aparatos, como el microondas o el frigorífico, entre otros muchos. Sin embargo, el horno siempre es uno de los electrodomésticos más sucios.

No obstante, tener un horno limpio es fundamental, tanto para la comida como para la salud. No hay que olvidar que la suciedad acumulada en este electrodoméstico puede favorecer la proliferación de bacterias, hongos, y especialmente grasas que pueden pasar a formar parte de los siguientes platos que se cocinen en él.

Hay que tener en cuenta que el hecho de utilizar un horno sucio puede suponer un gran peligro para la salud. Además, la limpieza de este electrodoméstico es clave para que no se produzcan malos olores en la cocina.

Su uso continuo y la falta de limpieza pueden incidir de forma directa en la acumulación de olores desagradables, tanto dentro del horno como en los platos que se preparan en él.

No es necesario hacer una limpieza a fondo cada vez que se utiliza el horno. En cualquier caso, sí es necesario retirar los restos de alimentos que se han caído o han salpicado. Por supuesto, también si el interior está muy graso o aceitoso.

Para mantener el horno siempre en perfectas condiciones, lo mejor es aplicar de forma periódica alguno de los remedios caseros explicados en el apartado anterior. La frecuencia con la que es aconsejable limpiar este electrodoméstico depende del uso que le demos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...