5 trucos de magia para sorprender en la cocina

Convierte tu cocina en un gran teatro de magia aplicando los trucos más espectaculares. Aprende hoy trucos sobre cómo hacer desaparecer las grasas malas de los platos ricos. O cómo transformar chocolate sólido en chocolate líquido sin manchar mucho. Descubre también cómo convertir un huevo crudo en uno escalfado sin que parezca otra cosa.

La cocina mágica

La cocina es uno de los lugares en los que más tiempo se pasa, sobre todo las mujeres, aunque afortunadamente poco a poco se van incorporando también los hombres. Los niños lo hacen siempre, hasta que crecen, luego desaparecen como por encanto.Y de encanto vamos a hablar, porque ¿te imaginas que de repente tu cocina se convirtiera en una sala llena de magia?

Pues esto es posible ya que la cocina es uno de los espacios de la casa que más trucos esconden. Para descubrirlos lo mejor es que sigas leyendo este artículo y que le prestes especial atención a las claves que se te ofrecen. Seguro que alguno de los trucos que aparecen te sorprende. Solo te queda ponerlos en práctica con quien tu elijas.

Trucos de desaparición

Un clásico de la magia es el de los trucos que hacen desaparecer las cosas. Aquí lo vas a emplear para hacer desaparecer eso tan pegajoso, tanto en la cocina como en el cuerpo: las grasas. Son trucos para reducir grasas en las comidas.

No hace falta que hagas desaparecer toda la grasa de tu dieta, en una cantidad controlada hay que ingerir grasas, sobre todo las saludables, como el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos o los aguacates; pero hay que desterrar, en la medida de lo posible las que no son saludables.

Hay productos o preparaciones culinarias que resultan excesivamente grasas, para conseguir que tengan un contenido graso mucho más reducido solo hay que sustituir ciertos ingredientes, sin que por ello lo cocinado deje de ser apetitoso.

  • Bacon con menos grasa. Por difícil que parezca, puedes preparar el bacon reduciendo la cantidad de grasa que contiene, cocinándolo sobre una rejilla en el horno o en el microondas envolviéndolo en papel de cocina absorbente.
  • Cocinar berenjenas sin grasas. Las berenjenas están llenas de bolsitas de aire que se cierran cuando se cocinan y si se hace en un medio graso, lo absorbe. Para evitar que esto suceda precocínalas sin ningún aderezo en el microondas, cortadas en rodajas o dados. Cuando están ligeramente cocinadas, puedes proceder a realizar la receta deseada evitando así que absorba demasiada grasa.
  • Crema para cubrir dulces con yogur descremado. Generalmente las coberturas o glaseados incorporan una gran cantidad de grasas y azúcares (mantequilla, nata, quesos cremosos…), que se suman a las que ya tiene el dulce que vas a decorar. Una solución para aligerar este aporte energético es elaborar una cobertura de yogur sin grasas, y si lo deseas, sin azúcares. Basta con conseguir la textura y densidad necesaria escurriendo el yogur para que quede tan denso como necesites. Para ello, coloca un colador sobre un recipiente en el que se recogerá el suero, y sobre el colador, una servilleta, tela o gasa fina, y vierte sobre ella el yogur, cubre con film transparente o con la misma servilleta y reserva en el frigorífico; si puedes hacerlo de un día para otro, mejor. Utiliza yogures naturales sin azúcar o edulcorados o con el sabor que más te guste y que mejor le vaya a lo que vas a cubrir.
  • Mousse de chocolate sin nata. Si te gusta el chocolate y las cremas tipo mousse, sustituye la nata por la pulpa del aguacate. Esta fruta contiene grasa, pero saludable, y si es cierto que no le proporciona al mousse la textura aireada característica, sí le aporta mucha cremosidad.

Trucos de transformación

Y continuando con el chocolate, aquí va otro de los de trucos que nunca le faltan a un mago, los que se encargan de transformar las cosas. Unos trucos que sin necesidad de utilizar chistera, te permitirán transformar las características de los alimentos.

  • Fundir chocolate: si necesitas derretir chocolate para rellenar o decorar postres, utiliza solamente la manga pastelera con la que vas a distribuir el chocolate fundido, así ensuciarás menos cacharros de cocina. Es muy fácil y se obtiene preparado al baño maría en menos de diez minutos. Llena un recipiente con agua y ponlo al fuego, a temperatura baja para que mantenga el calor. Mientras, corta el chocolate en trozos más o menos iguales, los pones en la manga pastelera y la cierras con una pinza. Introduce la manga en el cazo haciendo que quede bien sumergida y déjala allí hasta que se funda. Una manga pastelera de plástico de uso profesional tiene calidad suficiente para soportar el baño en agua caliente.
  • Huevo escalfado: el truco para hacer un huevo escalfado en condiciones, si no se parte de un huevo muy fresco, es deshacerse de la parte de clara más acuosa, pasando el huevo por un colador o por una espumadera (aunque en esta hay que tener más cuidado para que no se resbale) antes de ponerlo a cocer. Los agujeros del colador permitirán que fluya la parte de clara acuosa, mientras que permanecerá la clara que está más espesa y que al introducirse en el agua de cocción quedará unida a la yema y la envolverá. Por lo tanto, primero lo cuelas, después lo colocas en una taza o cuenco pequeño para dejarlo caer con suavidad al agua de cocción. En esta agua se añade aproximadamente un 10% de vinagre y nada de sal, para que no hierva a borbotones. Pasados unos tres minutos el huevo estará hecho, entonces lo escurres y lo pones sobre papel de cocina absorbente para retirarle el agua.

¿Qué te han parecido estos trucos de cocina? Pruébalos, que ya ves que son muy fáciles, y luego me dices. Y yo ya desaparezco por arte de birlibirloque o abracadabra pata de cabra, por cierto, que bueno está el queso de cabra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...