Mantener la cocina limpia, esencial para la salud

Mantener la cocina limpia es esencial para poder cocinar sin peligro. Allí es donde solemos manipular los alimentos y por tanto la vía de acceso más rápida de los organismos patógenos a nuestro cuerpo. Para evitar males innecesarios, limpia y desinfecta bien tu cocina y mantenla impecable.

¡La limpieza es lo primero! Antes de empezar a cocinar es básico y esencial tener nuestro lugar de trabajo bien limpio y desinfectado. A lo largo del día el ajetreo que se lleva a cabo en la cocina suele ser bastante considerable, por eso, y si al acabar de comer no la dejamos presentable, provocaremos que los restos de comida y suciedad vayan acumulándose, incrementando los peligros para nuestra salud. La cocina es el lugar habitual de manipulación de alimentos y por tanto la vía de acceso a nuestro cuerpo más rápida para los organismos patógenos.

La cocina debe estar siempre limpia y a punto.

Limpiar la parte más superficial de la cocina, como es la encimera o la mesa suele ser un trabajo bastante sencillo, aunque empieza a complicarse a medida que profundizamos. Hay algunos lugares en los que la grasa se acumula de forma irremediable, siendo muy difícil su eliminación. ¡Pero no os preocupéis! Existen algunos trucos infalibles contra esa suciedad más resistente. Lo primero de todo es utilizar productos de limpieza y desengrasantes de calidad. Utensilios con fuerza suficiente para eliminar todo tipo de suciedad acumulada. Además, para algunas zonas específicas necesitaremos un poco de ayuda extra:

Las aceiteras: limpiarlas es un trabajo tan complicado que a veces puede llegar a parecernos imposible. Vierte un chorro de lejía en el interior, acaba de llenarlas con agua muy caliente y déjalas durante unas horas. Pasado ese tiempo acláralas bien y pásales un papel de periódico, veras como quedan como nuevas.

La tabla para cortar alimentos, se limpia mejor con sal o aceite.

Las ollas: Si se te han quemado restos de comida y se han quedado incrustados en el fondo, vuelve a poner la olla sobre el fuego con un poco de agua y detergente; veras como si lo dejas a fuego lento los trozos de comida irán desprendiéndose.

La tabla de cortar: Cuando vayas a limpiar estas tablas sobre las que sueles cortar alimentos como carne o queso, cúbrelas de sal y déjalas durante una hora, verás como después será mucho más fácil eliminar los restos. Si aún así no lo has conseguido, frótalas con un poco de aceite.

El lavadero: si éste es de acero inoxidable, pásale  un poco de detergente y limón cuando acabes de lavar, verás como queda como nuevo.

El horno: Limpiar el horno tampoco es tarea fácil por eso existen diferentes trucos para desincrustar la grasa acumulada. Uno de ellos es encenderlo para que la grasa se afloje con el calor, apagarlo y pasarle un paño húmedo con bicarbonato.

Formas de mantener la cocina impecable, para que cocinar sea un placer y no un deber.

Foto limpiando por bark en Flickr

Foto tabla cocina por Hygiene Matters en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...