Mesa de Navidad, normas y trucos

Ya llega la Navidad y con ella las cenas y comidas protocolarias. Saber poner una mesa con gusto y elegancia que se adecue al estatus de las fiestas y las comidas es básico para conseguir la armonía necesaria para disfrutar de estas fiestas.

Ya estamos en diciembre; a la vuelta de la esquina la Navidad, una fiesta ligada a la familia, los regalos, los recuerdos, los villancicos… y por supuesto las comidas y cenas. Es la época en la que nuestro régimen más se resiente y es que ¿quién puede resistirse a esos fantásticos platos? ¿quién puede resistirse al turrón y los polvorones? Problemas de peso aparte, nos aparece otro aspecto: poner la mesa. Las cenas y comidas suelen ser mucho más formales de lo normal por eso, el anfitrión debe poner la mesa de acuerdo con el estatus de la celebración y, por supuesto, con los platos que se harán.

Cada detalle es importante en la mesa de Navidad.

Para empezar hay que elegir el mantel. En este punto tenemos dos opciones: elegir un mantel con adornos navideños, con el que deberemos ir con cuidado y no sobrecargar la mesa con la decoración (ya que el mantel es bastante cargado) u optar por un mantel de un solo color. En el segundo caso, elegir un mantel blanco o marfil es éxito asegurado, pero también podemos atrevernos con un mantel rojo, aunque en este caso ya no podremos poner adornos rojos encima.

Elegido el mantel vamos a por la vajilla. Si tenemos un juego guardado en el cajón para momentos especiales este es el momento de sacarlo. Empieza colocando un bajoplato (a juego con el resto de decoración que pondrás), después pon un servicio a cada comensal, en el orden en que se va a servir la comida.

Lo mismo pasa con la cubertería. Si tienes un juego guardado para momentos especiales ¡sácalo! En lo que se refiere a la colocación, recuerda que el tenedor va a la izquierda y la cuchara y el cuchillo, con el lado cortante hacia el plato, a la derecha. Si tienes más de un cuchillo o tenedor para los diferentes platos, colócalos de fuera a dentro, siendo el de fuera el primero que vas a utilizar y el de dentro el último. Aún así, también puedes colocar los cubiertos cada vez que saques un plato.

Evita sobrecargar la mesa para no molestar a los comensales.

Es el turno de la cristalería. Podemos llegar a colocar hasta 6 copas: la de Jerez, vino blanco, vino tinto, agua, cava y licor. Pero normalmente con tres hay más que suficiente: son las de agua, vino y cava, colocadas en este orden de izquierda a derecha.
Y para acabar ya sólo nos quedan los adornos. Recuerda que no deben sobrepasar los 30 cm ya que sino molestaran a los comensales a la hora de hablar. Puedes optar por centros de flores o frutas (siempre que no tengan olor), centros con piñas o alguna vela (que no sea aromática). Dedícale tiempo a pensar y prepara la mesa de Navidad, verás como conseguirás un ambiente muy cálido donde toda la familia se sentirá como en casa.

Foto detalle por eperales en Flickr

Foto mesa por Carodean Road Designs en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...