Mousse de chocolate blanco, el pecado hecho postre

Para los amantes del chocolate, ¡mousse de chocolate blanco!

Seguro que para más de uno y de dos el chocolate es uno de los mayores placeres, a la par que una de las mayores perdiciones. En honor a todas aquellas personas que no pueden vivir sin llevarse un trocito de chocolate a la boca hoy prepararemos una mousse de chocolate blanco. ¡Disfrútala!

Si para ti el chocolate es una auténtica droga

Mousse de chocolate blanco
Ingredientes:
•100 gr. de chocolate blanco
•1 ½ taza de leche
•2 huevos
•3 cucharada de azúcar
•6 cucharadas de nata líquida
•Ralladura de limón
•1 cucharada de harina
•Esencia de vainilla
•Chocolate negro en polvo

Preparación:
Para empezar cogemos un cazo, le añadimos la leche y lo ponemos al fuego. Una vez allí le añadimos una cucharada de esencia de vainilla y dejamos calentar durante unos 3 minutos, apartando el cazo del fuego antes de que la leche empiece a hervir. Retiramos y dejamos enfriar.

Después, cogemos un bol, le añadimos las yemas de los dos huevos que teníamos preparados, dos cucharadas de azúcar y batimos durante 15 minutos, hasta que consigamos una crema homogénea y blanca. En ese momento añadiremos la harina y la leche y seguiremos batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Es el momento de introducir esta crema en el cazo, ponerlo al fuego y dejar que se caliente sin removerlo en ningún momento. Cuando empiece a hervir mantenemos al fuego durante un minuto más y retiramos. Ahora, agregamos una cucharada de ralladura de limón y cubrimos con papel film hasta que se enfríe. Mientras esperamos cogemos otro bol, le añadimos el chocolate blanco troceado y lo derretimos al baño maría. Una vez derretido, lo retiramos del fuego y lo añadimos a la mezcla que teníamos reservada.

Para decorar la receta cogemos las claras de huevo que nos habían sobrado, las montamos a punto de nieve, les añadimos una cucharada de azúcar y removemos lentamente, siempre en la misma dirección para que no se baje la mousse. Solamente nos queda montar la copa y para ello, distribuimos la crema de chocolate blanco en copas diferentes (la dejaremos en la nevera si todavía no la vamos a servir) y colocaremos encima la mousse con las claras que hemos preparado en último lugar. Para darle el último toque decorativo cogeremos un poco de chocolate negro en polvo y lo espolvorearemos por encima de la copa. El contraste de colores es siempre una apuesta segura. ¡Buen provecho!

¿Qué te parece nuestra mousse de chocolate blanco?

Imagen | dicktay2000

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...