Organizar la cocina: ¿por dónde empezar?

A la hora de organizar la distribución de tu cocina son varios los elementos que debes tener en cuenta para que todo esté en orden. Las tomas de corriente o la distribución del triángulo de trabajo son elementos fundamentales que tendrás que considerar.

A la hora de remodelar o comenzar de cero a crear nuestra cocina, hay varios elementos, más allá del mobiliario, a los que debemos estar atentos.

Pese a que muchas veces tendemos a ser bastante reticentes a ayudarnos de la tecnología cuando nos metemos en la cocina, lo cierto es que la gran cantidad de robots y sistemas de preparación de alimentos que hay en el mercado nos pueden salvar la vida en más de una ocasión. Por ello, la distribución de las tomas eléctricas  es un elemento fundamental a considerar a la hora de plantearte reformar o crear tu cocina desde cero.

Dedes cuidar al máximo la distribución de la cocina. Imagen: Pbroks13 Wikimedia Commons

Contar con  la intensidad de corriente adecuada para poder mantener todos los aparatos en funcionamiento es otro de los elementos a los que deberás estar atento, puesto que es bastante probable que la suma de varios electrodomésticos hagan saltar los fusibles, más aún si lo que utilizas para cocinar es una vitrocerámica. Para evitar situaciones de este tipo, en el mercado hay aparatos  llamados comprobadores de FI o FI tester que te permiten comprobar  los valores de corriente a los que tui circuito de protección cortará la corriente haciendo que salten los plomos.

Al margen de ello, una buena cocina debe ser aquella en la que tú te puedas sentir cómodo para cocinar. Aunque la frase parezca una perogrullada, no lo es.  Aunque  ciertamente a todos nos gusta hacer de todos y cada uno de los rincones de nuestra casa lugares agradables, que tu cocina parezca sacada de un anuncio no te va a ayudar a la hora de sentirte cómodo en ella. Así, el más adecuado para ti será aquel mobiliario que te permita tener a mano todo lo que necesites cuando cocinas.

La distribución de la cocina está condicionada por lo que los decoradores llaman el  “triángulo de trabajo” una línea imaginaria que determina la distancia más cómoda entre el fregadero, el frente de cocción y el frigorífico. Así , lo preferible es decidir en primer lugar la ubicación del fregadero para, a partir de ahí y en función del espacio de que dispongas, organizar el resto de los elementos, teniendo en cuenta que siempre deberás dejar un espacio despejado en la encimera para manejarte en ella a tu antojo a la hora de cocinar.

Las estanterías y armarios deben ser también lo más funcionales posibles. Si  dispones de poco espacio, puedes optar por las puertas correderas en algunos de los espacios  y por las soluciones de almacenaje y organización que se basan en aprovechar los espacios en las paredes. Los sistemas modulares, cuando hablamos de mobiliario de cocina, proporcionan la flexibilidad necesaria para agrupar electrodomésticos en un mismo frente, despejar otras zonas, mezclar acabados…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...