Pastel de manzana con cubierta de nata, para los amantes de los postres

Si quieres subir la dificultad de preparación de tus postres, practica con este delicioso pastel

Para hoy un postre nutritivo y delicioso a partes iguales: un pastel de manzana con cubierta de nata. Se trata de un postre de dificultad media, pero verás como con la práctica se llega a la perfección. ¡Aquí tienes la receta!

Pastel de manzana con cubierta de nata
Ingredientes para la pasta
-250 gr. de harina integral
-Sal
-50 gr. de azúcar
-125 gr. de mantequilla
-3 cucharadas de yogur
Ingredientes para cubrir
-750 gr. de manzanas ácidas
-1 limón
-100 gr. de almendras
-2 huevos
-125 gr. de nata
-80 gr. de azúcar

Listo para menter al horno.

Preparación
Empezamos preparando la pasta quebrada. Para ello, mezclamos la harina, la sal y el azúcar en un bol. Cortamos la mantequilla en trocitos y la añadimos a la mezcla junto con las 3 cucharadas de yogur. Amasamos la pasta con las manos hasta conseguir una masa lisa y moldeable. Después la extendemos en un molde de unos 28 cm de diámetro y la levantamos unos 3 cm de ancho. Pinchamos la pasta con el tenedor y la dejamos dentro del molde en la nevera durante 1 hora.

Mientras esperamos, pelamos las manzanas y las cortamos en cuartos. Les quitamos las pepitas y cortamos los cuartos en rodajas finas. Después, mezclaremos estas rodajas con el zumo del limón que teníamos preparado. Dejamos la mezcla a un lado y picamos las nueces muy finitas.

Preparando la nata.

Es el momento de preparar la masa cremosa. Para hacerlo, batimos las yemas de huevo y las mezclamos con el azúcar y la nata. Montamos la clara a punto de nieve y la añadimos con cuidado a la mezcla anterior.

Ahora, sacamos el molde con la masa que teníamos en la nevera y distribuimos las rodajas de manzana sobre la pasta. Encima de la manzana extendemos las nueces y vertimos sobre todos los ingredientes la cubierta de nata. Ha llegado el momento de meterlo en el horno. Introduce el molde a media altura y enciende el horno a 200 grados durante unos 45 minutos. Cuando veas que la parte superior del pastel adquiere un color anaranjado abre el horno y pincha la tarta con un palillo o tenedor, si sale limpio ya puedes sacar el pastel; si por el contrario sale con restos déjalo unos minutos más.

Para servir esta tarta puedes calentar un poco de nata para cocinar y echarla por encima, verás como queda mucho más suave.

Fotos por EverJan en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...