¿Por qué los italianos comen pasta y no engordan?

El mito de que los italianos comen día y noche pasta y pizza y aun así no engordan, ¿es cierto?

La idea de que los italianos se pasan día y noche comiendo pasta es un comentario que seguro que todos hemos oído o pensado en más de una ocasión. Antes de mi viaje a Italia pensaba que ese comentario era simplemente eso, un comentario, un estereotipo comparable a que los españoles comamos paella a todas horas; pero después de pasar dos semanas en Venecia, por cierto maravillosas, veo que ese cliché no va tan desencaminado. Entonces, ¿por qué los italianos no engordan?

¡Pierde el miedo a comer pasta!

Dos motivos son las principales causas que permiten a los italianos comer pasta cuando les apetece, mañana o noche, y mantener una figura envidiable. El primero es el horario y es que comen a las 12:30 del mediodía y cenan alrededor de las 7 de la tarde, una hora que para la mayoría de nosotros es la de la merienda. Este horario les permite quemar gran parte de lo que han comido antes de acostarse y así no depositarlo en las cartucheras, barriga o cualquiera que sea nuestro punto débil. Además de eso, el segundo motivo, ¡la pasta no engorda!

Sí, sí, lo habéis oído bien, la pasta tiene un bajísimo contenido en grasas. De hecho, su composición química por cada 100 gramos es de 75% de hidratos de carbono, 13% de proteínas y solamente un 1% de grasas; el resto es fibra, sodio, calcio, hierro… Entonces, ¿dónde está el truco? En las salsas. Así, por ejemplo, si comemos 100 gramos de espaguetis con una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de queso parmigiano solamente consumiremos 250 calorías, comparable a comer dos yogures. De la misma forma, salsas como ‘a la rabiata’, muy picante y hecha con ajo, o al pesto, hecha con albahaca, pueden incluirse en una dieta light.

El problema llega, entonces, cuando empezamos a añadir carne, nata, bacon, queso y demás ingredientes a nuestro plato de pasta. Esas son las grasas que nos hacen engordar, y no la pobre pasta, marginada al montón de ‘los que engordan’ por muchos de nosotros. Un plato de pasta siguiendo la dieta mediterránea, con aceite de oliva y verduras, es sanísimo.

En cuanto a la pizza… es otra historia, pues esta sí que engorda de verdad. Si no puedes resistirte y algún que otro día caes en la tentación (algo totalmente sano) apuesta por las pizzas de masa fina y hechas con verdura o pollo, ¡el mal será menor y disfrutarás igual!

Imagen | cesarfotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...