Puré de pescado, ¡hazlo a tu medida!

Un plato de pescado muy especial, ¡puré!

Si tienes niños y no sabes cómo conseguir que coman pescado, tenemos la solución a tus problemas. ¡Un puré de pescado con huevo rallado! Verás como no dejan nada en el plato.

Añádele unas almejas y dale más sabor

Puré de pescado
Ingredientes (para 6 personas):
•¼ de kg. de gambas
•¼ de kg. de almejas
•Rape de 1 kg.
•2 cebolla
•¼ de kg. de zanahorias
•4 patatas
•1 bote de tomate frito
•1 huevo duro
•Una cucharada de mantequilla
Aceite de oliva
•2 dientes de ajo

Preparación:
Limpiamos las gambas y las almejas y guardamos las cabezas de las primeras. Reservamos ambos ingredientes. Después, cogemos el rape, lo limpiamos y cortamos en dados la carne de la cola. Reservamos junto a las gambas y las almejas.

¡Es el momento de trabajar con las cabezas! Coge la cabeza del rape, las de las gambas y el hueso de la cola del pescado y haz un caldo con esos ingredientes. Déjalo hervir durante 20 minutos y después enfriar. Ahora, puedes retirar las mollitas de pescado que han quedado en el caldo y reservarlas para el final; aunque se trata de algo opcional. En una sartén aparte, añadimos la mantequilla, un chorrito de aceite y ponemos al fuego; doramos los ajos. Troceamos la cebolla y rehogamos en la sartén; también añadimos la zanahoria troceada, la patata en dados y el tomate frito. Dejamos que todos los ingredientes se hagan un poco al fuego y echamos el caldo de pescado que teníamos reservado. Dejamos al fuego unos minutos, el caldo empezará a hervir y los ingredientes acabaran de cocerse. Después retiramos del fuego.

Ahora lo haremos puré, para ello podemos pasarlo por el pasapurés o por la batidora, dependiendo de qué aparato utilicemos normalmente. Sea como sea ¡el puré saldrá riquísimo! Rectificamos de sal. Ha llegado la hora de echar en el puré todo el pescado crudo que teníamos reservado desde el principio, así como las mollitas, las gambas y las almejas. Deja que el puré hierva hasta que se abran las almejas, aunque también puedes abrirlas antes en un cazo con agua y vino blanco.

A la hora de comerlo, puedes servirlo justo después de haberlo preparado, aunque es recomendable dejarlo reposar unas horas, incluso un día entero; antes de ponerlo en la mesa ralla un huevo duro y échaselo por encima, le dará el toque final. Si después de comer nos ha sobrado puré podemos congelarlo y guardarlo para más adelante.

Imagen | jlastras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...