¿Qué es la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea te alargará la vida, pero ¿ sabes en que consiste?

dieta mediterranea

Siempre oímos hablar de las bondades de la dieta mediterránea, pero, ¿sabes en qué consiste? En realidad, pese a ser uno de los temas que podrían parecer más conocidos por la mayoría de la gente, este tipo de alimentación suele confundirse de manera habitual y puede ser un problema para aquellos que creen llevarla a cabo. Hoy queremos hablarte de este tema para que sepas si realmente en tu casa lleváis a cabo este tipo de alimentación.

La dieta mediterránea es un estilo de vida y se compone principalmente como su nombre indica de los alimentos que podemos encontrar en los países bañados por el Mar Mediterráneo. Esta dieta está asociada con la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, osteoporosis e incluso algunos tipos de cáncer como el de colón o el de mama. De hecho, está calificada como una de las fórmulas más sanas para enfrentar el día a día y por eso se ha convertido en una de las más recomendadas por el sector médico.

Lo que debes saber sobre la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es propia de 7 países bañados por el mar Mediterráneo: Chipre, Croacia, España, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal. Los alimentos propios de esta dieta son: aceite de oliva, cereales, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, pescados y mariscos, carne, leche, huevos y derivados lácteos.

La dieta mediterránea se basa en una forma de entender la vida basada en cocinar y alimentarse disfrutando del entorno, practicar actividades físicas y mantener  un gran intercambio social. En realidad, además de los platos que se preparan en todos esos países resulta importante compartirlos a la mesa y también el hecho de aprovechar al máximo los espacios exteriores durante la época estival.

Para seguir la dieta mediterránea adecuadamente es necesario establecer las proporciones adecuadas de cada alimento. Esta dieta no excluye ningún alimento pero si recomienda un consumo más o menos frecuente de algunos productos. A continuación vamos a ver aquellos que puedes consumir de forma más habitual y los que deberían estar menos a menudo a la mesa.

Alimentos de consumo frecuente

  • Aceite de oliva. Este aceite contiene ácido oleico que ayuda a proteger la salud cardiovascular pues ayuda a prevenir los trombos o atascos en las arterías, aumenta el colesterol bueno y ayuda a disminuir el malo. También posee una acción antioxidante.
  • Frutos secos. Aquí podemos incluir las almendras, las avellanas, las nueces y los piñones.
  • Legumbres. Hablamos de: lentejas, judias, garbanzos, guisantes y habas. Las legumbres son ricas en proteinas vegetales, hidratos de carbono, fibra, niacina, y ácido fólico. También contienen fitoesteroles e isoflavonas que ayudan a bajar los niveles del colesterol
  • Cereales: Arroz, trigo, cebada, avena, maíz. Los cereales es preferible consumirlos integrales pues nos van a aportar más fibra.  Deben consumirse varias raciones al día  y deben aportar el 55% de las calorías diarias
  • Frutas, verduras y hortalizas. para seguir la dieta mediterránea se deben consumir 5 raciones al día de fruta y verdura. Es importante que consumas fruta y verdura de temporada para disfrutar de todas sus propiedades
  • Productos lácteos. Leche, yogures y queso fresco deben consumirse diariamente ya que aportan gran cantidad de vitaminas A y D
  • Pescados. Preferiblemente pescado azul por su aporte de ácidos omega 3. Puedes escoger entre: salmón, sardinas, atún, caballa…
  • Huevos. Nos aportan proteínas, hierro, fósforo y zinc

Alimentos de consumo moderado

  • Carnes blancas. Como el pollo, el cerdo, el pavo y el conejo deben consumirse 3 o 4 veces a la semana.
  • Carnes rojas. Su consumo debe ser moderado y limitarse a 2 o 3 veces al mes.
  • Los embutidos deben consumirse también de forma moderada.
  • Vino tinto. Su consumo moderado previene las enfermedades del corazón y ademas previene el envejecimiento.

Consejos

  • Bebe entre 4 y 6 vasos de agua al día
  • Cocina los alimentos a la plancha, al horno o estofados
  • Mantén un equilibrio entre la energía que consumes y la que gastas
  • Práctica ejercicio para mantener sanos tu corazón y tus pulmones.
  • Mantén una actitud positiva ante la vida
  • Realiza comidas en grupo pues pues favorecen las relaciones sociales y el bienestar emocional.

Si eres de los que siempre han pensado que llevaban una dieta mediterránea y has descubierto que en realidad en tu caso no es tan real, no te preocupes ya que aún estás a tiempo de apostar por ella en tu día a día. ¿Te animas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...