Receta: ¡ese famoso pastel de atún, huevo y mayonesa…!

Pasa de los clásicos y pon a prueba tu capacidad culinaria para preparar este sencillo pastel de atún, huevo y mayonesa que a tantos cautiva en las pastelerías.

Pastel de atún, huevo y mayonesa2

En todas las casas hay momentos de celebración. Ya sea por cumpleaños, reuniones o encuentros esporádicos, amigos y familiares acuden de vez en cuando a nuestro hogar y necesitamos preparar algunas delicatessen para sorprender su paladar. Para todos aquellos que no saben cómo salir de la tortilla de patata y otros clásicos que siempre triunfan pero no innovan, hoy os traigo este pastel salado que muchos de vosotros habréis visto y probado en muchas panaderías: ¡sandwich de atún, mayonesa y huevo! ¡Manos a la obra!

Su nombre nos indica todo lo que necesitamos para su elaboración: un paquete de pan de molde (sin bordes o tendremos que recortarlos después), tres o cuatro latas de atún, un bote de mayonesa y cinco huevos. Después, para rematar: palitos de cangrejo o gambitas peladas. Con estos ingredientes tan básicos, estamos listos para comenzar a preparar nuestra tarta. Con estas cantidades estaremos preparados para hacer un pastel para cinco o seis personas.

En primer lugar buscaremos una bandeja donde colocar nuestro pastel. Deberá ser bastante grande porque colocaremos seis rebanadas de pan de molde, formando dos filas y tres columnas, en forma de rectángulo, ocupando todo el espacio de la bandeja. Ponemos a cocer los huevos al fuego, y mientras se hacen hacemos la mezcla del pastel en un cuenco aparte: pondremos todo el atún e iremos echando mayonesa poco a poco hasta que veamos que se queda una masa homogénea. Cuando estén los huevos, los retiraremos con cuidado del fuego, los pelaremos y cogeremos tres de ellos para añadirlos a la mezcla de la mayonesa y el atún. Nos ayudaremos de un tenedor para machacarlos bien en un plato antes de añadirlos a la mezca. Removemos bien la pasta y, ¡voilà! Ya tenemos nuestro relleno del pastel.

A continuación, pondremos una capita de mayonesa extra por encima del pan de molde que colocamos al principio en la bandeja. La mayonesa nos servirá para que las rebanadas se junten formando una base compacta. Hecho esto, estaremos listos para colocar encima nuestra mezcla preparada: nos ayudaremos de una cuchara para untar la mezcla encima de la base de pan de molde y la extenderemos bien hasta cubrir todo el pan. Es necesario que pongamos la cantidad suficiente de mezcla -pero no exagerada- encima de cada sandwich para que luego no se nos quede muy seco…

El siguiente paso será crear una nueva capa encima para terminar el pastel. Utilizaremos nuevas rebanadas de pan de molde encima de sus correspondientes para cubrir toda la mezcla y cerrar el pastel. Se nos quedará un bonito rectángulo y tendremos que proceder como anteriormente: cogeremos un poco más de mayonesa para recubrir todo el pan y darle solidez al conjunto. La mayonesa tiene que cubrir solamente un poco para sostener el pastel, pero no debemos pasarnos ya que el auténtico sabor estará en la mezcla que hemos puesto entre medias.

Pastel de atún, huevo y mayonesa

Ya cuando tengamos listo esto, solamente nos quedará la guinda del pastel y esta podemos personalizarla a nuestro gusto (con trozos de lechuga, olivas, tomate…). Como más suele realizarse es con huevo rallado, palitos de cangrejo y gambas. Encima del pastel, sobre la mayonesa que acabamos de esparcir, colocaremos los otros dos huevos que cocimos al principio. Los reduciremos con un tenedor hasta machacarlos bien y polvorearemos por encima del pan de molde. Después, a modo casi decorativo colocaremos como creamos conveniente los palitos de cangrejo (cortados o no) y las gambas peladas. Lo recomendable es colocar varios de estos ingredientes encima de cada uno de los trozos de sandwich que componen el pastel, ya que al cortar la tarta posiblemente cada uno se llevará un sandwich entero, si no lo dividimos en trozos más pequeños.

Pero antes de llevarse un trozo a la boca, habrá que dejarlo enfriar en la nevera… ¡que no se os olvide ese detalle! Meted la bandeja en la nevera un par de horitas y dejar que la mayonesa y el resto de ingredientes se enfríen. Ahora sí: ¡lista para consumir! A partir de esta receta tan sencilla -pero tan cara en los supermercados-, podéis tantear a ojo las cantidades según el número de invitados que vayas a recibir en casa. Normalmente, con dos mitades o lo que es lo mismo, con un sandwich entero, suele ser suficiente, pero siempre habrá algún glotón con ganas de repetir… y tendremos que contar con trozos de más.

Ya lo veis: simple, fácil y ¡sabroso! El trozo (la mitad de un sandwich) se vende a casi tres euros en cualquier pastelería… visto lo visto, vale bastante la pena atreverse un día en casa, ¿no creéis? Abandonad los tópicos y probad con estas cosas diferentes… ¡seguro que sorprendéis y repetís! Y al final el famoso pastel de atún, huevo y mayonesa se convertirá en otro de vuestros clásicos… pero tranquilos, ¡seguiremos renovando el recetario en Vivirhogar!

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...