Recetas de mermeladas caseras

Durante este tiempo de verano abunda la fruta y a veces se estropea porque madura demasiado. Para que no te ocurra esto, aprende a hacer mermeladas caseras con las siguientes recetas

mermeladas

Durante el verano, existe una gran variedad de frutas y a muy buen precio porque son de temporada, por eso es el momento preciso para preparar unas deliciosas mermeladas caseras para luego poder consumirlas durante todo el año.

El melocotón se encuentra en estas fechas en plena temporada, por eso cuando no consumas la fruta que tienes en casa, antes de que se estropee. puedes preparar una rica mermelada de melocotón con especies. ¡Te resultará deliciosa! Y si no te convence, no te preocupes porque tenemos otra opción para ti igual de buena.

Mermeladas caseras para chuparse los dedos

Lo que te vamos a mostrar a continuación son dos recetas realmente deliciosas de mermeladas caseras que puedes hacer con frutas que se encuentran en plena temporada y que resultarán muy convenientes. ¿Te animas a ponerte manos en la cocina?

Mermelada de melocotón

Vas a necesitar:

  • 6 melocotones maduros
  • 6 cucharadas de azúcar
  • El zumo de 1 limón
  • La piel del limón sin la parte blanca que es amarga
  • La mitad de una rama de canela
  • 1 estella de anis estrellado
  • Frascos de cristal con tapa.

Para esterilizar los frascos de cristal ponlos en una olla con agua a hervir durante 15 minutos. Pon en la olla también las tapas, así quedarán también esterilizadas. Pasado este tiempo, saca los botes de una olla y ponlos a escurrir boca abajo en una rejilla. No los seques con un trapo pues así perderán su esterilización.

Ahora lava  bien los melocotones, córtalos en trozos y colócalos en una olla con el azúcar y los demás ingredientes. Cocina a fuego medio hasta que el azúcar esté totalmente disuelto y la fruta muy blanda. Entonces apagas el fuego y retiras la canela en rama y el anís. Si lo prefieres puedes pasar la fruta por la trituradora para que la mermelada no tenga grumos. Cuando enfríe envasa en los frascos y tapa bien.

Si quieres conservar la mermelada durante todo el año, es aconsejable que hagas el vacío en los frascos. Coloca una olla con agua y mete los frascos tapados dentro y deja que hierba por lo menos durante media hora. Estará hecho el vacío cuando la tapa abombe hacía dentro. Ahora saca los frascos de la olla y colócalos con la tapa hacía abajo hasta que enfríen. Cuando estén fríos guárdalos en un lugar fresco y consúmelos antes de 1 año.

Mermelada de naranja y mandarina

Cuando se preparan mermeladas, normalmente se usa la misma cantidad de fruta que de azúcar, pero a veces se puede ajustar la cantidad de azúcar y nuestro organismo lo agradecerá. En esta mermelada vamos a utilizar gelatina por eso el tiempo de cocción va a recortarse a la mitad y también vamos a rebajar el azúcar porque la vamos a guardar en la nevera.

Vas a necesitar:

  • 1 litro de zumo de naranja con pulpa
  • 250 de zumo de mandarina con pulpa
  • La piel de media naranja sin la parte blanca
  • La piel de media mandarina
  • 400 gr de azúcar
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • 8 láminas de gelatina sin sabor
  • 4 tarros de cristal con tapa

Pela media naranja y media mandarina tratando de eliminar la parte blanca y córtala en juliana muy fina. Métela en el microondas en un recipiente con agua y calienta durante 20 o 30 segundos. La piel se ablandará y perderá el sabor amargo. Aparte exprime el zumo de las naranjas y las mandarinas, colócalo en una olla y cuando empiece a hervir añade el azúcar. Cuando el azúcar esté disuelto completamente apaga el fuego. Ahora añade la gelatina y revuelve hasta que se disuelva completamente. Si ves que está muy liquida añade un poco más de gelatina y si por el contrario ves que está muy dura, añade un poco más de zumo. Cuando adquiera la consistencia deseada, añade la piel de naranja y de la mandarina y revuelve. Llena los frascos hasta el borde de mermelada , ponle la tapa y dale la vuelta. Cuando estén frios guárdalos en la nevera.

La mermelada está más rica si dejas pasar unos días antes de probarla. Puedes untarla sobre pan o galletas o usarla para decorar bizcochos. A partir de que tengas la receta de tu mermelada casera podrás investigar más recetas para sacarle el máximo partido pero, de momento, habrá que empezar por obtener la mezcla. ¿Con cuál te quedas en tu caso?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...