Recetas de primavera

El cambio de estación te invita también al cambio de recetas, más acordes con las temperaturas de la primavera y los alimentos que aparecen en esta época. Por si te sirven hay van unas recetas con cerezas, puerros y calabaza.

La primavera las recetas altera

Se va alejando el frío, con sus caldos, sopas, y todo tipo de platos calientes. Y comienza a asomar el calor, que este año parece venir con ganas. Todo te invita a cocinar otro tipo de recetas más fresquitas, con los alimentos típicos de la primavera. Entre esos alimentos podemos destacar los puerros, la lechuga, las zanahorias, las cebollas, la calabaza, los calabacines, las cerezas y las fresas. Algunos se cosechan también en otras estaciones o durante casi todo el año, y terminan en este momento de primavera su mejor producción.

Si con la entrada de la nueva estación cambias las frutas y las verduras que eliges, lo producido en primavera tendrá mejor porte, más sabor y te costarán menos. Aportarás variedad a la dieta, diversidad al color de tus platos, y conseguirás los nutrientes justos para esta época del año. Cerezas, puerros y calabaza, serán protagonistas de las recetas propuestas en este artículo.

Sopa fría de cerezas

Para preparar este primer plato refrescante de la temporada, con una tonalidad muy característica, necesitas: 1 kg. de tomates, 400 gr. de cerezas, 1 cebolla tierna, dos vasos de agua, aceite de oliva, sal, vinagre y queso azul.

  • Paso 1: pon el tomate a escaldar para poder pelarlo mejor. Lava bien las cerezas y quítales el hueso (es lo más entretenido o pesado, depende de cómo te lo tomes) y reserva algunas deshuesadas y partidas a la mitad, para decorar al final.
  • Paso 2: junta los tomates pelados y las cerezas sin hueso, añade dos vasos de agua fresca, un poco de cebolla tierna, medio vaso de aceite, sal, pimienta y un poco de vinagre suave. Tritúralo todo hasta conseguir una pasta homogénea, si luego lo pasas por el chino conseguirás una mejor textura.
  • Paso 3: déjalo reposar en la nevera por lo menos una hora, para que se mantenga fresco y se mezclen bien los sabores. A la hora de servirlo puedes echarlo en unos cuencos, colocar algunas de las cerezas partidas por la mitad, de las que reservaste para decorar, y espolvoréalo todo con queso azul desmigado.

Espero que te guste, es original, tiene buena presencia y suele resultar bien acogida.

Crema de puerros

Vamos ahora con una crema de puerros para tomar caliente. El puerro es una verdura indispensable en la cocina, rico en vitaminas, todo fibra, muy fácil de combinar con otros alimentos y de un sabor especial, parecido al de la cebolla pero mucho más suave. La receta requiere: 3 o 4 puerros grandes, 200 gr. de patatas, aceite de oliva, leche, caldo de ave, sal, pimienta negra y para decorar nata líquida y cebollino.

Lava bien los puerros, pícalos muy finos y reserva. Pela las patatas y córtalas en rodajas muy finas. Rehógalo todo en una sartén con medio vaso de aceite hasta que el puerro se vuelva transparente, procura que no se te pegue a la sartén.

Cuando lo tengas cocinado, pásalo a una cazuela, añade medio litro de caldo de ave y sal, o medio litro de agua y una pastilla de caldo de ave, y otro medio litro de leche. Ponlo a hervir durante 20 o 30 minutos. Comprueba el sazonado, si necesita más sal ponla en este momento, si todavía no está tierno deja que cueza un poco más, y luego tritúralo todo con cuidado de no quemarte.

A la hora de servirlo pon un poco de nata líquida por encima en cada plato, añade pimienta negra a tu gusto y espolvorea un poco de cebollino triturado (picado muy finito). Y a comer.

Crema de calabaza

La calabaza propiamente es una hortaliza de invierno pero dura hasta la primavera. Es muy rica en fibra y buena para aquellas personas que siguen dietas bajas en calorías. Si horneas sus semillas envueltas en papel de aluminio, obtendrás unas exquisitas pipas de calabaza para pasar el rato.

Para cocinar una crema de calabaza ten a mano: 2 zanahorias, ½ pimiento verde, 2 cebollas, 600 gr. de calabaza, 1 diente de ajo, aceite de oliva, sal o una pastilla de caldo de ave, agua y vinagre de Módena para adornar.

Comienza haciendo un sofrito con la zanahoria bien lavada, la cebolla y el pimiento verde y el ajo, todo picado. Entre tanto prepara la calabaza, saca de ella la carne necesaria y córtala en trozos pequeños para que se cocine antes, y añádelos al sofrito pera que se rehogue un poco con las verduras.

Cuando las verduras estén doradas, pon todo en una cazuela, como en la receta anterior, añádele un chorrito de aceite de oliva y medio litro de agua o de caldo de ave y sal gorda, o el agua con la pastilla de caldo de ave. Mantenlo a fuego lento durante una hora aproximadamente.

Una vez esté todo hecho, tritúralo y pásalo por el chino, para que quede una crema suave al paladar. La crema se puede tomar caliente o templada, si a la hora de servirla le pones unas gotas de vinagre de Módena, el plato adquirirá un color y toque especial. Seguro que se lo toman y no te dan “calabazas”.

Con estas tres recetas le darás la bienvenida a la primavera en la cocina. Son fáciles de preparar y económicas. Además, le sentarán genial a tu cuerpo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...