Salsa barbacoa y salsa brava, ¿Con cuál te quedas?

La salsa barbacoa y salsa brava son dos de los condimentos más populares de nuestro país.

Dos de las salsas más típicas, con permiso de la mayonesa y el kétchup, son la salsa brava y la salsa barbacoa. La primera es el complemento ideal para las patatas y la segunda la mejor amiga de la carne. ¿Sabes prepararlas? ¡Te explicamos cómo!

En la salsa brava, consigue el punto perfecto de picante

Salsa brava
Ingredientes:
•1 vaso de tomate (natural)
•1 cebolla
•1 diente de ajo
Azúcar
•½ cayena
•1 punta de jamón
•Pimentón dulce
•1 cucharada de colorante
•Vinagre
Aceite de oliva
•Sal

Preparación:
Cortamos la cebolla y el ajo en unos cuantos trozos, cogemos una sartén, la ponemos a fuego muy lento y rehogamos en aceite los dos ingredientes, así como la punta de jamón y la media cayena. Dejamos que todos los ingredientes se hagan poco a poco hasta que la cebolla esté bien pochada, momento en el que añadiremos una cucharadita de pimentón dulce y removeremos bien para que no se pegue.

Después, añadimos el tomate natural, una pizca de azúcar y una cucharadita de colorante. Dejamos que todos los ingredientes se hagan al fuego durante unos 15 minutos aunque en ningún momento dejamos de remover. Pasado este tiempo echamos un chorrito de vinagre (mejor si es de jerez) y seguimos removiendo. Sacamos la punta del jamón y pasamos el resto de ingredientes por la batidora. ¡Nuestra salsa brava ya está lista! Solamente nos queda preparar unas buenas patatas y ¡a comer!

Salsa barbacoa
Ingredientes:
•400 cc. de tomate
•Vinagre blanco
•1 cebolla
•2 cucharadas de miel
•Salsa mostaza
•2 dientes de ajo
Aceite de oliva
•Pimienta
•Sal

Preparación:
Cogemos una olla pequeña, la ponemos al fuego y le añadimos un aceite hasta cubrir la base. Cuando esté caliente le añadimos la cebolla cortada en trocitos muy pequeños, de la misma forma que el ajo. Freímos los dos ingredientes durante unos minutos y agregamos el resto de ingredientes que teníamos preparados.

Bajamos el fuego al mínimo y cocinamos todos los ingredientes durante unos 15 minutos. Si en algún momento vemos que falta líquido podemos agregar un poco de agua caliente, pero es muy importante que el líquido esté caliente pues sino romperemos la cadena de cocción. Pasado este tiempo ya podemos colar la salsa. Depende de si queremos servirla fría o caliente la meteremos o no en el frigorífico. En los restaurante solemos encontrarla fría, pero prueba en alguna ocasión de comerla caliente, seguro que también te gusta.

¡Y no olvides explicárnoslo todo!

Imagen | maxim303

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...