Solomillo al Wellington, el placer de comer carne

Cuando hacemos una comida en casa y ejercemos de anfitriones son muchos los detalles que debemos cuidar. Por eso, para comer conviene preparar recetas sencillas pero eficaces. Es el caso del solomillo al Wellington, un plato que los dejará boquiabiertos.

Para hoy, una receta muy sencilla pero efectiva. Solomillo al Wellington, un plato que podrás presentar en cualquier comida y con el que tienes el éxito asegurado.

Solomillo al Wellington
Ingredientes:
-1 Kg. de solomillo de ternera
-400 gr. de hojaldre
-200 gr. de champiñones
-100 ml. de crema de leche
-1 huevo
-1 cebolla
-Harina
-Mantequilla
-Sal
-Pimienta
-Aceite de oliva

Preparación:
Empezamos a preparar nuestra receta unas horas antes de servirla ya que el solomillo al Wellington precisa de un poco de preparación previa. Sacamos una bandeja o bol suficientemente grande como para meter la carne y lo cubrimos con aceite de oliva, pimienta negra y sal; metemos la bandeja en el frigorífico y la dejamos allí durante un par de horas. Pasado este tiempo, sacamos una sartén y la ponemos al fuego, le echamos unas gotitas de aceite y le introducimos la carne. La doramos un poco por cada lado, sin acabar de hacerla y la reservamos.

Presentación de un solomillo Wellington... original, ¿no?

Es el momento de prepara los ingredientes (aunque también puedes prepararlos durante las dos horas en que la carne está en el frigorífico). Cortamos la cebolla muy finita, casi picada; lavamos los champiñones y también los picamos. Si en la sartén nos ha sobrado suficiente aceite de la carne lo utilizaremos, sino le añadimos un chorrito más. Introducimos la cebolla y los champiñones y los dejamos a fuego lento hasta que se doren; cuando hayan cogido el color adecuado, les introducimos la crema de leche y dejamos que toda la mezcla se haga durante unos minutos.

Ahora, limpiamos una parte de la mesa o mármol de la cocina y le espolvoreamos un poco de harina. Extendemos la masa de hojaldre y con la ayuda de un rodillo la extendemos sin que pierda la forma rectangular. Añadimos el solomillo en el centro del hojaldre y la mezcla con cebolla que habíamos hecho. Cerramos la masa de hojaldre y pintamos los extremos con huevo batido para que no se abra.

Precalentamos el horno a 200º C y colocamos el solomillo con el hojaldre en la bandeja. Cerramos y dejamos que se haga durante 30 minutos. Pasado este tiempo, ya podemos sacar nuestro plato y colocarlo en una bandeja para servir. Puede cortarse y servirse en la mesa o prepararlo todo en la cocina. Además, si quieres variar esta receta, puedes cambiar la mezcla de cebolla que hemos hecho; puedes, por ejemplo, añadirle queso o foie y dejar que se derritan en el horno. ¡Tú decides!

Foto por castrino en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...