Tartar de bonito, si lo tuyo es el pescado crudo

Si te gusta el pescado crudo, ¡prueba el tartar de bonito!

Comer pescado crudo es algo que no gusta a todo el mundo. En este aspecto, los posicionamientos son extremos: o se odia o se ama. Aquellos que pertenecen al primer grupo no han pisado nunca un japonés ni se plantean preparar un plato de este tipo en casa. Los del segundo grupo, en cambio, necesitan su ración (cuál droga) semanal o mensual y por ello acuden con frecuencia a restaurantes que preparan sus platos con pescado crudo. El problema está en que muchas veces esos restaurantes tienen precios muy elevados, aptos solamente para algunos bolsillos. Por eso, os enseñamos a preparar un tartar de bonito en casa. Si bien es verdad que no se trata de una receta barata, lo es mucho más que cualquier restaurante. ¡Anímate y prepárala!

Si le añades una copita de vino blanco le darás un sabor muy especial

Tartar de bonito
Ingredientes (para 4 personas):
•600 gr. de bonito fresco
•4 limones
•1 huevo
•4 cucharadas de alcaparras
•4 pepinillos
•2 cebolletas
•200 gr. de escarola
•1 vaso de vino blanco
•2 guindillas
Aceite de oliva
•Hierbabuena
•Sal
•Pimienta negra
Ketchup

Preparación:
Al ir a comprar el bonito es importante que le pidáis a vuestro pescadero que os quite la piel y la espina. Después, ya en casa, lo picamos bien finito y le quitamos cualquier impureza que pueda tener. Cogemos una bandeja, ponemos el pescado dentro, sal gorda por encima y un poco de pimienta molida. Cortamos las guindillas en rodajitas, hacemos zumo con los cuatro limones y los añadimos a los ingredientes de la bandeja, junto con el vaso de vino blanco.

Dejamos macerar durante unas 7 horas, hasta que la carne del bonito adquiera un color blancuzco. Mientras esperamos, podemos cocer el huevo, lo pelamos y lo picamos, también muy finito. Lo mismo hacemos con las alcaparras, los pepinillos y las cebolletas. Mezclamos todos estos ingredientes y cuando el bonito esté listo los añadimos a la bandeja, con un poco de Kétchup y aceite de oliva. Batimos a mano todos los ingredientes hasta conseguir una masa bien homogénea; cuando lo consigamos metemos el plato en la nevera (si nos gusta frío) o dejamos fuera.

Ya tenemos nuestro tartar de bonito preparado, ahora solamente nos queda decidir si montamos los platos en la cocina o en la mesa. Yo prefiero poner en cada plato el bonito y sacar la ensalada aparte, para que cada comensal pueda ponerse la cantidad que prefiera, pero se trata de una decisión muy particular. ¡Depende de vuestras preferencias!

Imagen | cesarfotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...