Un juego de té… ¡de tela!

Sirve el té o el café con esta colección de piezas de porcelana de Rachel Boxnboim, cuya apariencia exterior se ha disfrazado con un material muy original: ¡la tela!

Juego de te de tela

Si quieres ver la cara asombrada de todos tus invitados, ponles a prueba con este juego de té que os presento aquí. El diseño, rompedor y revolucionario, es una creación de Rachel Boxnboim y podéis encontrarlo bajo el nombre de Alice. Y en parte, parece sacado del cuento de Alicia en el País de las Maravillas, porque tanto la jarra como las distintas tazas que componen esta colección están hechos íntegramente de tela. La fotografía lo demuestra. Al menos, su apariencia exterior…

Debe de ser bastante absurdo pensar que en un trozo de tela con forma de vaso podemos verter un líquido caliente como el té, sin esperar a que se deshaga y se salga por todas partes. La fragilidad de este material frente a las tazas tradicionales es el factor sorpresa con el que juega la diseñadora. Pero lógicamente este juego de té es totalmente funcional, por eso el interior de cada una de esas piezas está fabricado con porcelana, siguiendo las pautas convencionales. De esta forma, Rachel Boxnboim ha logrado una unión perfecta entre dos materiales que parecían antagónicos, la tela y la porcelana, consiguiendo un cambio radical en la estética de algo sumamente tradicional.

Una vez rellenado el interior de las tacitas con té o café, pocos podrán adivinar que dentro reina la porcelana, y tendrán que abandonarse a la idea de que están bebiendo en soportes de tela, aparentemente inestables. Así mismo, algunas de estas piezas de la colección muestran la tela con pliegues y arrugas como si acaso fuera papel de periódico, lo que aumenta la admiración de sus observadores.

Indudablemente se trata del juego de té más original que he encontrado hasta ahora. Los más atrevidos habían propuesto cambios en el diseño de asas, en el dibujo de la superficie, o en la forma de las tazas, pero hasta ahora nadie había tenido la valentía de atreverse a cambiar el material. Así lo ha hecho Rachel Boxnboim, que además nos deja elegir entre varios modelos y colores. Pero todos ellos con un mismo denominador común: el interior está confeccionado con la porcelana más clásica, y al tacto, quedará siempre la agradable sensación de la tela, que, por cierto, es más resistente al calor y nos salvará las manos cuando el café o el té esté muy reciente. ¿Qué os parece? ¿Os gusta la idea?

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...