Un mural… ¡que es una vinoteca!

Descubre estos botelleros modernos de la firma LoveThEsign con los que puedes configurar tu propia vinoteca a modo de mural en el hogar.

botellero

Para todas aquellas personas que aman el vino, una pequeña bodega o un mueble bar tradicional no será suficiente para almacenar la gran variedad de botellas, con sus diferentes denominaciones de origen. En estos casos, lo mejor es contar en casa con una buena vinoteca en la que poder almacenar de forma ordenada y vistosa nuestra colección de vinos preferidos, porque, tenemos que asumir, que una colección de vinos en el comedor o la cocina siempre es un detalle decorativo que realza el gusto refinado del hogar.

Todo ello ha sabido plasmarlo muy bien la empresa italiana LoveThEsign que ha creado un botellero muy original para incorporarlo en toda una pared, ofreciéndole un protagonismo casi completo. Esta vinoteca ha recibido el nombre de Ameba. No se trata de una estructura fija de una sola pieza, sino que el conjunto está hecho a partir de botelleros de dos unidades. Los recipientes guardan un diseño vistoso tanto por sus formas redondeadas como por sus colores llamativos (gris, blanco, verde y naranja). La suma de todos esos recipientes da lugar a diferentes configuraciones que podemos plasmar en la pared para crear una vinoteca personalizada. Los botelleros pueden ser colocados tanto de forma horizontal como vertical, se van apoyando unos sobre otros para ganar equilibrio, aunque podemos fijarlos siempre a la pared atornillándolos si fuera necesario.

Siguiendo el ejemplo de la imagen podemos valernos de algún pilar o saliente en la pared para iniciar ahí la primera columna de botelleros y crear alguna pirámide de vinos, o bien dar rienda suelta a nuestra imaginación y configurar formas aleatorias que se ajusten a nuestras necesidades, gustos y dimensiones de la pared donde vayamos a instalarlos. Este diseño llamado Ameba al mismo tiempo que te permite almacenar el vino, permite utilizar las botellas como un elemento de decoración a modo de mural. Ese punto decorativo dependerá siempre de la creatividad que volquemos a la hora de ensamblar los botelleros.

Creo que puede ser una fantástica opción para rematar el frontal de alguna cocina o decorar el lateral de un amplio salón. La otra ventaja es que se trata de un mueble evolutivo que puede ir adaptándose a nuestras necesidades, ya que podemos ampliarlo o hacerlo más pequeño muy fácilmente, añadiendo o retirando piezas. Eso sí, para conseguir una vinoteca tan chula como la de la imagen, habrá que contar con un presupuesto amplio, porque cada botellero cuesta aproximadamente 45 euros.

FOTO: fancy.com 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...