Una pirámide nutricional para cada territorio

No existe una pirámide nutricional universal sino que las diferentes comunidades, dependiendo de las materias primas de las que disponen, configuran sus propias pautas de alimentación. En nuestro caso tenemos la pirámide de la dieta mediterránea, basada en los cereales y las verduras y hortalizas.

Frutas y verduras son la base de la pirámide mediterránea.

Todos hemos oído hablar en más de una ocasión de la pirámide nutricional, un esquema de las pautas alimentarias que deberíamos seguir para llevar una vida equilibrada y saludable. El hecho que quizá no todos conozcamos es que existe más de una pirámide nutricional, dependiendo de las comunidades y las materias primas de las que dispongan. Así, y a grandes rasgos, la pirámide nutricional que nosotros seguimos (o deberíamos seguir) es la mediterránea, compuesta por productos de nuestra tierra. En Estados Unidos, en cambio, tienen otra pirámide nutricional. Una pauta que, por cierto, cambiaron en el 2005 por la gran cantidad de casos de obesidad infantil que estaban apareciendo. Pero vamos por partes.

La pirámide nutricional mediterránea tiene como base más solida el agua. Es vital beber al menos un litro y medio de agua al día. Un escalón más arriba, y también con una gran envergadura, encontramos los productos que deben contener las comidas principales. Estos son: pan, arroz, pasta, cuscús y demás cereales (preferiblemente integrales). También se incluyen en este escalón la fruta, verduras y hortalizas, siendo conveniente tomar dos raciones semanales de cada una de ellas.

Subiendo un escalón más encontramos los productos que tomamos diariamente: derivados lácteos (2 o 3 raciones a la semana) y el aceite de oliva (3 o 4 raciones semanales). Unos elementos incluidos recientemente en este escalón son las hierbas aromáticas, las especias, el ajo y la cebolla, NUNCA la sal añadida. Avanzamos de nivel y llegamos a los productos semanales: aves de corral (1 o 2 raciones), pescados y mariscos (2 raciones), huevos (2,3 raciones) y legumbres (2 raciones). En el mismo nivel pero un poco más arriba encontramos la carne y los embutidos (1 o 2 raciones). Y por último, coronando la pirámide: los dulces.

Además de contener todos estos productos, la última actualización de la pirámide nutricional mediterránea hace dos incisos: el primero está relacionado con el ejercicio, muy necesario para mantener un ritmo de vida saludable; y el segundo con los productos de temporada y locales, que tienen prioridad por encima de sus compañeros de nivel.

En la introducción habíamos comentado que hace cinco años se hizo en Estados Unidos una remodelación de la pirámide nutricional debido al incremento de obesidad que se experimentó. En esta nueva pirámide se mantienen los seis grupos de alimentos pero se han sustituido los niveles horizontales por franjas en vertical, la anchura de las cuales varía dependiendo de la frecuencia con la que se deben tomar los alimentos incluidos. Además, se añade la necesidad de realizar ejercicio frecuentemente. La página web oficial www.mypyramid.gov te permite confeccionar tu propia pirámide.

Y es que una buena alimentación diaria y el ejercicio son básicos, no sólo para mantenerse en forma, sino para tener una vida saludable y longeva.

Niña por Bruce Tuten en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...