Ahorrar energía con tus electrodomésticos

Existen muchos trucos caseros o recomendaciones que podemos llevar a cabo y que nos permitirá conseguir un hogar más eficiente energéticamente, sobre todo en el uso de los electrodomésticos en nuestra casa. En este post, una serie de consejos útiles para conseguirlo.

Nunca está de más poder ahorrarnos algunas monedas al momento de pagar nuestras cuentas. Afortunadamente, existen muchos trucos caseros o recomendaciones que podemos llevar a cabo y que nos permitirá conseguirlo, sobre todo en el uso de los electrodomésticos en nuestra casa.

Ahorrar energía con tus electrodomésticos

La primera recomendación que debemos hacer en este sentido es desconectar los aparatos cuando no los usamos. Esto debe ser así porque, aunque no lo sepamos, el stand by o luz piloto que un electrodoméstico mantiene encendida en espera de volver a funcionar provoca gasto de energía sólo por estar apagado y no desenchufado. Desconectarlos cuando no lo usemos nos generará un ahorro de energía.

En términos más específicos, si por ejemplo un aparato funciona durante cuatro horas al día gastará 180W, o si lo hace durante todo el día consumirá 480W. En cambio, si desconectamos el equipo de la corriente lograremos un ahorro del 60% del total.

Imaginémonos si desconectamos todos los aparatos que no estén uso el importante ahorro que podremos conseguir, a la vez que disminuimos el consumo innecesario de energía eléctrica y, como consecuencia, nuestro bolsillo.

Además de esto, existen otros cuidados que podemos tener en cuenta:

  • Observar con atención si un electrodoméstico que estamos por comprar es de bajo consumo. Por ejemplo, si vamos a comprar lavavajillas, debemos revisar las etiquetas y buscar si cumple con las normas de `energy star’.
  • Cerrar puertas y ventanas cuando tenemos encendidas estufas, calefactores o aires acondicionados eléctricos.
  • Bajar la luz puede significar un considerable ahorro de energía, a la vez que extiende la vida útil de las bombillas. En este caso, siempre es recomendable utilizar aquellas de bajo consumo.
  • Evitar apagar y encender los aires acondicionados y calefactores centrales, ya que ese proceso utiliza mucha más energía que mantenerlo en un funcionamiento de nivel bajo o medio.
  • Cambiar la temperatura del agua caliente en función de la época del año en la que se encuentre. Esto es algo que muy pocas veces hacemos y que, sin embargo, representa un ahorro muy importante de energía.

De todos modos y cumpliendo con todos estos tips, siempre es importante que inculquemos estas conductas a la mayor cantidad de personas posibles. Para ello, nada mejor que comenzar con nuestra propia familia, ya que esto generará, tarde o temprano, una cultura de ahorro.

Y recordar, una casa será más eficiente energéticamente cuando mantenga las mismas capacidades de climatización, iluminación y resto de servicios que necesitan energía, pero utilizando una menor cantidad de energía.

Vía │ casaunivision
Foto│electrodomésticos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...