Aprende a quitar el fondo quemado de las ollas

Con estos consejos podrás eliminar con facilidad el sucio de las ollas.

Tips limpiar el fondo de las ollas

Una olla quemada es una de las cosas más incómodas dentro de la cocina. Por eso, queremos que hoy aprendas a quitar el fondo quemado de las ollas.

Bien sea porque se te olvidó apagar la cocina y cuando llegaste ya la comida estaba quemada o porque colocaste la llama muy alta sin darte cuenta, una olla quemada puede hacerte pasar un mal rato.

Aunque no es algo que te quitará el sueño, es molesto cuando el fondo de la olla está quemado.

Al momento de cocinar, lo ideal es hacerlo de la manera más agradable posible, y una olla con el fondo quemado puede interferir en esta premisa.

Para no hacer de la limpieza de ésta un dolor de cabeza, a continuación te enseñaremos algunos trucos que puedes usar para quitar el fondo quemado de las ollas.

Fuego y jabón: excelentes aliados

La primera opción que te vamos a explicar es muy sencilla y también muy rápida de hacer, por lo que servirá cuando necesites utilizar la olla quemada inmediatamente.

El proceso no te llevará más de 15 minutos, y te lo explicamos paso a paso a continuación:

  • Llena la olla de agua caliente.
  • Rocía algunos chorros de jabón líquido o fregaplatos.
  • Coloca la olla en la cocina y deja que hierva por 15 minutos aproximadamente (aunque esto dependerá de la cantidad de quemado que haya en el fondo).
  • Utiliza una espátula hecha con material plástico para ir quitando los residuos del fondo de la olla.
  • ¡Y listo! Tendrás tu olla completamente limpia en pocos minutos.

En el caso de que la olla afectada esté hecha de algún tipo de material especial (como lo puede ser el acero inoxidable), tendrás que usar químicos específicamente formulados para ella.

Vinagre, bicarbonato y agua también ayudan

Otro consejo que podemos darte para eliminar los restos de comida quemada de las ollas tiene que ver con vinagre, bicarbonato y agua.

Una vez que tengas estos sencillos materiales, el proceso que realizarás es el siguiente:

  • Vierte la cantidad de agua necesaria para que se cubra todo el fondo de la olla.
  • Llévala a la cocina y añádele vinagre.
  • Espera a que hierva.
  • Retira la olla de la cocina y coloca bicarbonato.
  • Friega la olla como lo haces regularmente. De ser necesario más bicarbonato, puedes hacer una pasta juntándolo con un poco de agua.
  • ¡Y listo! Los problemas del quemado serán cosa del pasado.

En caso de que los residuos sean muy difíciles de quitar, tendrás que dejar la pasta de bicarbonato por un poco más de tiempo.

Como verás, las ollas quemadas no son tan complicadas de limpiar. Con estos sencillos procedimientos podrás recuperar este utensilio y realmente quedará como nuevo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...