Aprende cómo darle una nueva vida a tus libros forrándolos

Puedes forrar tus libros para que puedan verse renovados y más nuevos

Así puedes darle una segunda vida a tus libros

Los libros son un encantador elemento decorativo. Siempre se exhiben en la decoración de cualquier espacio… la verdad es que los libros tienen “algo” capaz de añadir magia y encanto a cualquier lugar que decoren.

Son muchas las posibilidades al momento de decorar con libros… muchísimas son las decoraciones que se pueden fundar y componer. Pero si lo que deseas es decorar un lugar con libros de una manera distinta y que se ajuste completamente al resto de la decoración, hoy te propondremos buenas ideas.

Los libros se han personalizado de manera que cuentan con colores y estampados que encajan y combinan de manera perfecta con el resto de la decoración.

Aunque, aparte de permitir adaptarlos totalmente al espacio, al ser forrados con originales estampados y colores, tienen fuerza a nivel visual y son capaces de imprimir personalidad y carácter.

En este caso se ha apostado por colores y estampados que dan un toque asombroso, pero lo cierto es que esta es una idea fácilmente adaptable a cualquier estilo de decoración; sólo es cuestión de escoger el papel o tejido en los colores y estampados adecuados para cada espacio y decoración.

Dale vida a tus libros forrándolos

Cuando tengas el libro que quieres forrar debes tomar el papel que hayas escogido para forrar y mides el libro para poder cortar el papel de manera que no te sobre mucho trozo una vez esté forrado.

Una buena idea es la de abrir el libro por la mitad, ponerlo sobre la hoja de papel o de periódico y recortar el papel alrededor del libro, dejando al menos 2 o 3 cm de margen.

Una vez hayas cortado el papel, abre el libro por la tapa principal o portada, y lo colocas en el papel. Agarra las tijeras de nuevo y recorta las esquinas exteriores del papel en perpendicular y las esquinas que casan con las del interior del libro de forma recta.

Por último, debes doblar el papel hacia dentro, es decir, hacia la portada. Agarras un trozo de cinta adhesiva o celo y fijas el papel tanto por arriba y por debajo así como en el lado vertical. El siguiente paso consistirá en hacer lo mismo, pero con la contraportada. Es decir, cortamos de nuevo el papel para que lo podamos doblar y pegar a la contraportada.

¡Forrar los libros es muy sencillo!

Forrar libros es algo muy sencillo y vas a poder comprobarlo, aunque te recomendamos que el trozo de cinta adhesiva que utilices para pegar el papel no sea muy grande para que cuando desees quitarlo, arranques un trozo de libro.

Por otro lado, y esto es mejor para los libros de texto, tienes también la alternativa de forrar con un forro adhesivo. Tienes que seguir el mismo proceso y una vez tengas cortado el forro, debes quitar el papel protector de un lado y pegar, y seguir después los mismos pasos con el otro lado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...